¿Todavía no te has pasado por el chat? ¡A qué esperas! ¡¡Pincha aquí!!
[Evento] La Proa del Ozara
#41
Las manos que rodeaban el pergamino se mantuvieron en su posición, sanando su "putrefacción" y cumplieron su labor de protección. Cuando Tokoro terminó su movimiento, al tiempo que terminaba sus palabras hacia el zombie, este gruñó y le lanzó el kunai que portaba en la mano izquierda, la que no contraba con el bisturí de chakra activo.

Por otra parte, los orbes fueron cambiando de color progresivamente mientras fijaban su objetivo, al tiempo que Senin estallaba en ira ante el movimiento de los ninjas de Konoha.

¡¡SE ACABÓ!!

Los orbes fueron lanzados de manera diferente en esta ocasión. Se juntaron tras recorrer dos metros desde su lanzamiento en un único orbe, que explotó y disparó una docena de pequeñas llamas a modo de metralla como si de una detonación se tratasen. Estas pequeñas llamitas cubrieron la sala a modo de abanico. El chuunin revivido, como si supiese exactamente lo que ocurría mediante telepatía, flexionó levemente las rodillas y se agachó.

OFF-Rol
Senin 24/24/24/24/24/24/14 144/128-20=73/186
Narración - Pensamientos Hablar
 Responder
#42
- ¡Ahora!- Eifen estaba esperando ese momento. Aunque el movimiento era diferente esta vez, no cambió su estrategia. Su Sharingan estaba fijándose completamente en su enemigo y el jutsu, y pudo preveerlo con facilidad, agachándose y dejando que las llamas pasasen de largo. Una vez hecho esto y katana en ristre, salió corriendo en dirección al zombie, que también se había agachado... haciendo que su plan funcionase. Al esquivar las llamas que iban hacia el Chunin, Senin había obviado que detrás del zombie estaba el panel de mandos, por lo que las llamas impactarían en él. Así, Eifen y Tokoro se habían asegurado de comprobar el funcionamiento de la mayor parte del instrumental en la sala.

Off

94/85-5 (Sharingan)=80/150

Narración / Eifen / Yatako / Kakashi / Shingetsu / Uzu / Pensamientos

[Imagen: dsvhRKu.png]
 Responder
#43
Tokoro pudo observar con claridad como el chunin revivido le lanzaba el kunai. Con un simple movimiento del torso lo esquivo con facilidad. Sin embargo, como había esperado, otro ataque se avecinaba.

- ¡¡SE ACABÓ!! - ¡Ahora! - pudo escuchar Tokoro mientras veía como el chunin flexionaba las rodillas.

Aprovechando que el chunin flexionaba sus rodillas y rebalanzeaba su peso para agacharse, Tokoro ladeó todo su cuerpo para propinarle una patada circular a la rodilla de la pierna que el chunin tenía sobre Itachi para desestabilizarle. A la vez aprovechaba para ver el ataque que el senin lanzaban hacia él. Volvió a mirar a su rival más inmediato y, al igual que había pretendido hacer el chunin, Tokoro se agachó para esquivar el ataque del senin, que golpearía contra el cuadro de mandos. Aprovechó para agarrar a Itachi, y fue a toda velocidad hacia el pergamino que no estaba cubierto por las manos, trazando nuevamente una trayectoria circular con centro en la sala.

El Uchiha colocó a Itachi sobre el flujo de chakra, pero impidiendo que las manos pudiesen agarrarle, y mirando siempre a su entorno por cualquier eventualidad que pudiese surgir.

- Todo o nada... - murmuró, mientras esperaba ver los resultados de aquel flujo de chakra sobre Itachi, esperando ver sanar la herida que le habían infligido al igual que parecían sanarse los brazos.

Off

Vida: 100
Chakra: 90 - 5 = 85
Estamina: 155
- Narro / Hablo / Pienso -
[Imagen: dsvhRKu.png]
 Responder
#44

Alarma de Evacuación

 
Los ninjas de Konoha no eran totalmente conscientes de lo que habían desatado. Los orbes impactaron el panel de mando y produjeron quemaduras sobre los pilotos, indicadores y demás palancas de control, cosa que desató un fallo en cadena y acabó afectando al propio generador de pulsos. El panel de mandos sufrió un cortocircuito, a lo cual le sucedió un gran rugido del generador y, finalmente, un parón en seco. La turbina de chakra dejó de girar, y los generadores comenzaron a sufrir anomalías en su flujo. El rostro de Senin cambió totalmente, desde la euforia al propio pánico. Su cara se pulso blanca.

- ¡¿Qué... habéis... hecho?!

Como si fuese una premonición, una explosión se sucedió en la parte más baja del Ozara, unos niveles por dejado de donde se encontraban los presentes. El temblor hizo que todos perdiesen su concentración y el equilibrio. Senin cayó al suelo de la sala de máquinas, y quedó sentado de culo observando la escena. Los brazos desaparecieron del mismo modo que habían surgido, y el cadáver reanimado cayó al suelo inerte, una vez más. El acorazado comenzaba a escorarse poco a poco, progresivamente, y el agua comenzó a entrar por una de las puertas laterales aún cerradas. Al tiempo que todo esto ocurría, una alarma comenzó a sonar por los altavoces, y así como una voz de fondo.

Generador de Pulsos desactivado. A toda la tripulación, abandonen la nave. ¡A toda la trip-... la nav-...!

Por suerte los pergaminos seguían emitiendo chakra hacia el techo, aunque este flujo iba menguando al paso del tiempo, hasta finalmente apagarse. Por suerte, Tokoro llegó a tiempo para colocar a su compañero en este, y recibir una cura de emergencia gracias a las artes de la nigromancia empleadas sobre los pergaminos. El ninja de Getsugakure no daba crédito a sus ojos. Todo su trabajo había desaparecido ante él. Entró en cólera, y realizó una tanda de sellos, manteniendo fija la mirada hacia sus enemigos.

¡¡No saldréis de esta, malditos!!

OFF-Rol

Se ha desatado una alarma de evacuación. Tenéis cuatro turnos antes de que el Ozara se hunda.
Al perder la concentración, todos caéis al suelo levemente (sin recibir daño), aunque podréis levantaros con normalidad durante vuestro turno.
Tokoro logra poner en la curación a EGA92

EGA92 recibe 10 puntos de sanación y su sangrado cesa.

Senin 24/24/24/24/24/24/14 144/73-15=58/186

Hide Mostrado

Katon Goukakyuu no Jutsu

ID:
106
Nivel:
2
Sellos
Sí.
Descripcion
Lanza una bola de fuego, cuyo diámetro es 5 metros, capaz de provocar severas quemaduras. Alcanza hasta 15 metros sin deshacerse. También puede mantenerse como una llamarada hasta 10 metros.
Efectos
Gasto de chakra:
15
Gasto de chakra por turno:
10
Efectos en el rival
Vida:
Nivel 2: 25
Nivel 4: 45
Narración - Pensamientos Hablar
 Responder
#45
Tras la jugada improvisada de Eifen y Tokoro, parecía que la conmoción reinaba el barco. De pronto se había escuchado por megafonía un aviso para abandonar la nave junto con un incesante sonido de alarma. Todo el barco había temblado, lo cual hizo que perdiese el equilibrio y cayese al suelo, soltando a Itachi. Sin embargo parecía que algunos de los jutsus más molestos se cancelaban, como los brazos o el chunin revivido. A su vez, el flujo de chakra que había curado a Itachi se desvanecía, y el senin parecía furioso.

- Hay que terminar esto cuanto antes... - pensaba el Uchiha. - ¡Hagamos como en Yoshira! - le hizo saber a Eifen.

El Uchiha cogió el papel que había dejado Eifen, se levanto y, mientras sacaba algo de su portautensilios, se acercó un poco en línea recta hacia el senin a gran velocidad, hasta quedar a unos 9 metros.

A la par que veía como el senin hacía los sellos, tiró una bomba de humo al suelo, cubriéndole completamente.

Hide Mostrado

Una vez el humo había comenzado a estar presente, pegó a un shuriken el sello explosivo que Eifen había dejado caer anteriormente.

Hide Mostrado

Rápidamente sacó otro shuriken y le ató uno de sus hilos de metal.

Tras unos instantes, Tokoro salió de la nube de humo a la par que lanzaba un shuriken hacia el senin, pero parecía distinto a un simple shuriken, puesto que parecía llevar algo pegado. Sin embargo, el rápido giro del mismo impedía ver nada con claridad.

Off

Vida: 100
Chakra: 85 - 5 = 80
Estamina: 155

Hide Mostrado

Chakra: 80 - 5 = 75

Ninjutsu Kage Shuriken no Jutsu

ID:
10
Nivel:
2
Sellos
Sí.
Descripcion
Tras realizar los sellos, el usuario lanza dos armas arrojadizas del mismo tipo, pero solo se verá una. La segunda irá escondida en la sombra de la primera, de tal forma que a simple vista no se podrá detectar.

Nota: Puede usarse en varias armas a la vez con la misma tanda de sellos.
Efectos
Gasto de chakra:
5
- Narro / Hablo / Pienso -
[Imagen: dsvhRKu.png]
 Responder
#46
Todos cayeron al suelo tras el fallo en el generador. Eifen pensó que era bueno y malo a la vez, pues Senin había perdido toda su confianza y altanería y podrían luchar en igualdad de condiciones, aunque probablemente no tenían mucho tiempo antes de que el barco se hundiese. Tenían que terminar rápido o estaban condenados.

Eifen dirigió una mirada a Tokoro cuando le habló. La estrategia de Yoshira la conocía muy bien. Siempre había dado resultados. Salió corriendo a toda velocidad con la katana enfundada en su cinturón, mientras sacaba una bomba de humo. Llegó al lado del pergamino donde habían estado los brazos anteriormente, y la lanzó, cubriendo sus acciones. 

Hide Mostrado

Eifen coge el kunai de Tokoro y lo guarda, y saca shurikens. Uno lleva un hilo metálico atado. Realiza sellos, y los lanza, escondiendo el que tiene el hilo en la sombra del otro.\r\n[id=10]

Justo en ese momento, habiendo Senin terminado sus sellos, el shinobi de Getsugakure pudo ver como otro shuriken salía también de esa nube de humo. así, dos shuriken se acercaban a él, con una trayectoria que imposibilitaría esquivarlos de lado.

Off

94/80-5 (Sharingan)=75/150

Narración / Eifen / Yatako / Kakashi / Shingetsu / Uzu / Pensamientos

[Imagen: dsvhRKu.png]
 Responder
#47
Itachi había fallado en su ataque, era lo ultimo que recordaba. Al parecer aunque estaba bien entrenado para su edad sus habilidades no se podian comparar con las de un ninja del nivel de su ex-compañero, quien aunque manipulado por el Senin aun conservaba sus habilidades intactas. El dolor en su pecho se sintio como la punzada de su primera herida en el pecho, cuando en la academia se creyo suficientemente habil, el dolor era el mejor recuerdo de los fallos.

Instintivamente mando la mano a su pecho donde encontro sangre pero no un flujo constante, la herida estaba cerrada por lo que pudo enseguida volver a concentrarse en la batalla. El terreno estaba muy diferente  como lo recordaba minutos antes. Las explosiones habían dañado algunos controles de mando y su ex-compañero yacia en el suelo hinerte y sin aparente control, el Sanin se mostraba desesperado y enfurecido y sus familiares de clan se coordinaban para atacar. Aunque el queria participar debía aguardar por instrucciones o por un momentomas oportuno.



Off

  120/140/155 
 
 Narro / Hablo
 Responder
#48
OFF-Rol
3 turnos para el hundimiento

ON-Rol
Una bomba de humo explotó delante de Senin, pero él ya se había anticipado y lanzó su ataque. Una llamarada pulsada fue emitida desde sus labios, arrasando todo a su paso de derecha a izquierda a través de la polvareda. Si algo o alguien la cruzaba, o se encontraba detrás de esta, sufriría las dolorosas quemaduras. No fue mayor problema para Senin esquivar es shuriken agachándose mientras seguía disparando el chorro de llamas.

El generador seguía rugiendo por la falta de chakra y control, y la alarma sonaba más molesta a cada segundo que pasaba.

OFF-Rol
Senin 24/24/24/24/24/24/14 144/58/186
Narración - Pensamientos Hablar
 Responder
#49
Todo según lo previsto. Eifen saltó hacia atrás, haciéndose visible ahora a 9 metros en frente a Senin pero sin dejarse dar por la llama.
- ¡Tokoro!- los shuriken que lanzaron fueron esquivados... pero los otros dos shuriken que iban debajo en la sombra atados con hilos, no. Eifen tiró del hilo, haciendo girar el shuriken alrededor de los hombros de Senin, y poniéndose el hilo en la boca, realizó sellos.
- ¡Katon: Ryuuka no Jutsu!
Como ya había pasado hace años en Yoshira, Tokoro y Eifen se coordinaron para lanzar una gran llamarada por el hilo metálico a un desprotegido enemigo. Sería suficientemente poderosa como para dejarle grandes heridas, si bien no lo mataba. Era lo mínimo como para al menos salir de allí corriendo si las cosas se ponían peores. Al fin y al cabo, habían cumplido con creces el objetivo de la misión. Quedaba sobrevivir para contarlo a sus superiores en la aldea.

Katon Ryuuka no Jutsu

ID:
109
Nivel:
2
Sellos
Sí.
Descripcion
El usuario lanza una llamarada capaz de extenderse por la mayoría de superficies 15 metros. Suele usarse en conjunto con los hilos de metal, por los cuales se expandirá completamente.
Efectos
Gasto de chakra:
15
Efectos en el rival
Vida:
25

Ninjutsu Ayatsuito no Jutsu

ID:
7
Nivel:
2
Sellos
No.
Descripcion
El usuario es capaz de hacer que las armas arrojadizas que estén unidas a él mediante hilos metálicos se desvíen hasta un metro.

Nota: Pese a que esta técnica no gasta chakra, no se puede usar en caso de no tener puntos de chakra.
Efectos
Gasto de chakra:
0

Ninjutsu Kage Shuriken no Jutsu

ID:
10
Nivel:
2
Sellos
Sí.
Descripcion
Tras realizar los sellos, el usuario lanza dos armas arrojadizas del mismo tipo, pero solo se verá una. La segunda irá escondida en la sombra de la primera, de tal forma que a simple vista no se podrá detectar.

Nota: Puede usarse en varias armas a la vez con la misma tanda de sellos.
Efectos
Gasto de chakra:
5

Off

94/75-5-5-15 (Sharingan, Kage Shuriken, Ryuuka)=50/150

Narración / Eifen / Yatako / Kakashi / Shingetsu / Uzu / Pensamientos

[Imagen: dsvhRKu.png]
 Responder
#50
Cuando el Uchiha salía de la nube de humo y lanzaba aquel shuriken, el Senin comenzaba a lanzarle una llamarada a Eifen y después la dirigía hacia su lado de la sala. Sin embargo, no pudo terminar de esparcir la llamarada por toda la salla, ya que a la vez que esquivaba el shuriken, Tokoro hizo un sello que hizo detonar el sello explosivo justo al lado del Senin. Inmediatamente después modificaba la tralyectoria del otro shuriken que iba oculto para hacer que rodesase al Senin por las piernas y, junto al shuriken de Eifen, dejarle inmovilizado.

- ¡Tokoro! - escuchó decir a su compañero, mientras se llevaba también el hilo a la boca.

Una rápida tanda de sellos, y una llamarada se esparció por aquel hilo metálico. Junto con la llamarada de Eifen y la explosión del sello, el Senin habría recibido importantes daños.

Off

Katon Ryuuka no Jutsu

ID:
109
Nivel:
2
Sellos
Sí.
Descripcion
El usuario lanza una llamarada capaz de extenderse por la mayoría de superficies 15 metros. Suele usarse en conjunto con los hilos de metal, por los cuales se expandirá completamente.
Efectos
Gasto de chakra:
15
Efectos en el rival
Vida:
25

Ninjutsu Ayatsuito no Jutsu

ID:
7
Nivel:
2
Sellos
No.
Descripcion
El usuario es capaz de hacer que las armas arrojadizas que estén unidas a él mediante hilos metálicos se desvíen hasta un metro.

Nota: Pese a que esta técnica no gasta chakra, no se puede usar en caso de no tener puntos de chakra.
Efectos
Gasto de chakra:
0

Vida: 100
Chakra: 75 - 5 - 15 = 55
Estamina: 155
- Narro / Hablo / Pienso -
[Imagen: dsvhRKu.png]
 Responder
#51
Observo a sus compañeros ejecutar una estrategia a la perfección en donde lograban engañar al Senin acerca de su verdadera intención. El mucho no podía hacer, pero era conciente de que debían abandonar con prontitud aquella sala antes de que el barco se hubndiera con ellos dentro. 
-TENEMOS QUE IRNOS!!- Grito para recordar a sus compañeros. Tras ello corrió hacia Kirisame para levantarle del suelo y con ayuda de sus hombros logro cargarle a medias alejandolo del peligro del combate. Una vez en la puerta inicio una seríe de sellos de manos tras pararse en la puerta.


 
 Narro / Hablo
 Responder
#52
OFF-Rol:
2 turnos para el hundimiento

Alarma

 
ON-Rol:

El ninja de Getsugakure no pudo soportar este último combo y cayo desplomado en el suelo. Su cadáver ensangrentado y lleno de metralla comenzó a ser mecido por el ir y venir de las olas, que ya inundaban la mitad de la sala. El agua subía cada vez más rápido, hasta que finalmente una de las puertas laterales reventó y el agua comenzó a entrar como un torrente devastador. Por suerte, los ninjas de Konoha ya estaban listos para marcharse y cruzaron la puerta por la que habían entrado.

Subieron varios peldaños de la oxidada y maltratada escalera para poner distancia entre ellos y el agua. Debían subir rápido para no quedar sumergidos en el océano junto al resto del acorazado. Y el grupo no podría subir las paredes verticalmente dado el escaso espacio del que se disponía. Tal y como habían recorrido cuando volvieron, llegaron hasta una galería con varias bifurcaciones, y prosiguieron el asceso hasta el puente de mando. La subida se había dificultosa, por la inclinación del barco, pero finalmente llegaron hasta la cubierta, hasta el puente.

La situación era muy diferente a cuando entraron al navío. No había niebla, salvo la inmensa oscuridad de la noche, solo atenuada por una columna de fuego azul de chakra que salía desde la chimenea del gran barco. La inclinación era ya casi de 45º, y tenían que mantenerse con chakra en los pies para no resbalar en cubierta. Al fondo, dos luces podían vislumbrarse en la lejanía. Dos barcos, con velas o candelabros en cubierta. Uno muy alejado, a una o dos millas, y un segundo a 500 metros. Debían avisarles, hacerles señales... ¿pero cómo?

OFF-Rol
Tenéis 24 horas para tomar una decisión.
Narración - Susurros - Otras voces
 Responder
#53
Akuro iba a sacar la bengala que había recogido anteriormente, cuando antes de sacarla se detuvo en seco. Como ya era de costumbre en el barco, no estaban solos, y de golpe, habían aparecido cuatro sombras que también estaban en el puente del barco. ¿Tendrían que ver con aquel ANBU?. No era el momento de sacar la bengala, no hasta que no supiese las intenciones de aquellos que también estaban en el barco. Akuro pensó en parecer lo más neutral posible.

¡EH! ¡Esto no es seguro, está a punto de hundirse! — Gritó, y luego se dirigió girando la cabeza hacia sus compañeros, y dejó escapar una mueca de sorpresa, y en un tono de voz más bajo, se dirigió a su equipo, que el resto, a 20m no podrían escuchar. — Pero...¿Y el chico Pakura?

El barco de las sorpresas, o como Akuro lo llamaba en su mente, no paraba de presentar sorpresas, había desaparecido el ANBU y el Pakura, y ahora había un grupo de cuatro personas totalmente desconocidas delante.

Que no sean más ANBUs locos, por favor — pensó mientras esperaba cualquier tipo de respuesta ante las cuatro sombras de delante.
 Responder
#54
No fue necesario el gasto de chakra que había preparado Itachi, el senin sucumbió al combinado ataque de sus compañeros y pudieron salir sin mayor dificultad de la parte baja del barco salvándose por el momento de ser cubiertos por el torrente de agua que subía a ritmo continuo. En la cubierta todo había cambiado, aquella niebla asfixiante y maloliente ya no estaba y solo la noche cubría el cielo con su oscuridad profunda. En la lejanía dos luces aparentemente de algún barco resaltaba entre la noche. Itachi señalo con la mano hacia ellos para que sus compañeros se enfocaran en ellos, pero necesitaban saber si eran aliados. Con la palma dio algunos golpes en la mejilla de Kirisame intentando traerlo de vuelta, sus ojos eran necesarios en este momento. 

- ¿Cual de los dos es aliado?- Pregunto a sus acompañantes. -Serán los del beso de la serpiente... ¿o habrá alguien mas?...-
 
 Narro / Hablo
 Responder
#55
Al fin habían logrado salir de los interiores del navío, llegaron a la cubierta, el grupo de Suna se encontraba algo confundido y aún más por como el barco se estaba inclinando, todos tuvieron que utilizar de su chakra para no caerse y, si eso fuera poco, en cuestión de milisegundos el pequeño amigo del pelinegro, Aiki desapareció sin dejar rastro, el marionetista se dio cuenta al mismo tiempo que el joven del clan Maki preguntó por él. - ¿Dónde está?- El tono preocupado de Kiyoshi era casi palpable, todo esto se unió a la visión de cuatro figuras desconocidas a la lejanía, por primera vez dentro del barco el pelinegro se encontraba inseguro de que decisión tomar. – Quizás debamos ignorarlos y tratar de llamar a nuestro barco, alguno de esos dos debe ser.- Dijo señalando la sombra de lo dos navíos que podían observarse, continuar luchando era ciertamente algo inútil de hacer y más aún en la situación en la que se encontraban.
 Responder
#56
Aiki no había terminado de salir por la escotilla cuando sintió que algo le jalaba, inmovilizándolo; por un instante se arrepintió de haber confiado en aquel ninja, el cual lo sostenía con fuerza mientras lo separaba del grupo. Al llegar todo fue en una dirección diferente de lo que el chico esperaba, y ocurrió tan rápido que Aiki solo pudo callar y escuchar, aceptando con alegría el cuaderno y escondiéndole en sus ropajes, sin embargo, la máscara le parecía un detalle desagradable; quitó de su boca el trozo de algodón que le protegía de la niebla con la intención de agradecerle a Kaburi, sin embargo, solo vio como éste caía al vacio, pidiendo disculpas por sus acciones anteriores.

Aiki quedo paralizado, casi como si le hubiese caído un rayo encima, sus ojos se cristalizaron, indicando que estaba a punto de llorar, entretanto apartaba la mirada lentamente de donde el ninja había decidido caer. Kaburi no había dañado a nadie en la batalla, pero ser controlado quizás había herido más su honor que todos los intentos fallidos de los cuatro Gennin anteriormente involucrados en la batalla. El castaño claro sostuvo la máscara con fuerza, colocándola frente a su rostro, recordando la expresión vacía y la tez llena de cicatrices del ninja de Kumo al que ahora le debían la vida.
 
Intento recobrar el equilibrio, y con ello tomo en cuenta que estaba en la parte exterior del barco, y éste mismo estaba en proceso de hundirse, al no poseer mochila y por medidas de seguridad -en caso de que necesitara sus dos manos para los sellos-, optó por colocarse la máscara con forma de águila en su rostro para honrar la memoria de su salvador, corriendo a toda velocidad para reencontrarse con sus compañeros.
[Imagen: 200px-Sunagakure_Symbol.svg.png]
 Responder
#57
Eifen desactivó el Sharingan, aliviado. Con suerte, el combate había terminado y no lo necesitaría más. El nivel del agua subía peligrosamente para cuando abandonaron la estancia por el mismo lugar que habían entrado, ascendiendo rápidamente por las oxidadas escaleras de caracol metálicas, hasta llegar a donde su compañero Chunin había muerto. La misión ya se había cobrado dos vidas del equipo: primero la niebla, luego Senin y su macabro jutsu. Eifen estaba acostumbrado, pero aún así no podía quitarse de la cabeza la expresión mortecina en la cara de su compañero.

Una vez en cubierta, ascendieron un poco, hasta que oteando el horizonte pudieron ver dos barcos, o por lo menos distinguirlos. 

- Puede ser. Hagámosles señales, pero preparaos. Nunca se sabe.- Eifen se vio interrumpido por una voz un poco lejana. Había alguien más en el barco.- ¡Sabemos que no es seguro, acabamos de salir de dentro!- gritó en respuesta, acercándose a la voz sin dudarlo.- ¿Quién habla?

Narración / Eifen / Yatako / Kakashi / Shingetsu / Uzu / Pensamientos

[Imagen: dsvhRKu.png]
 Responder
#58
Ambos equipos se encontraron en la peor de las situaciones. Konoha y Suna, antaño enemigos, se encontraban - nunca mejor dicho - con el agua hasta el cuello. Uno de los ninjas de Konoha lanzó hacia el cielo estrellado una señal lumínica con un sello explosivo. La señal fue débil, y el sonido parecía ser eclipsado por la agonizante caldera del Ozara. Pero surtió efecto, o eso parecía. Al menos uno de los dos barcos se aproximaba hasta el acorazado, aunque lento. La situación en el Ozara empeoraba a cada momento. La gran caldera humeante se sumergió por completo, y solo el morro del acorazado quedaba sobre las aguas. Estas además, eran demasiado bravas como para ser caminadas, incluso para un ninja. Ambos grupos convergieron en uno solo, y pese a mantener distancias no se atacaron. El pequeño Pakura surgió desde un lateral con su nueva máscara ANBU, algo que resultó indiferente para los ninjas de Konoha, pero que aterrorizó a los miembros del equipo de Suna.

En medio de la confusión, el barco de vela aumentó su velocidad hasta colocarse a escasos diez metros del acorazado. No podría mantenerse mucho tiempo en aquella posición pues el agua y la marea empujaban al galeón. Una voz procedente de este dio aviso a los miembros del equipo de asalto de Konoha. Era una voz amigable, la del propio Capitán Horyu del Hashirama:

¡Aprisa! ¡Subid todos...!

No hizo falta repetirlo dos veces. Los Uchiha, cargando con su compañero Hyuuga aún inconsciente, saltaron hasta la cubierta del velero, hecho que fue imitado sin invitación previa por los ninjas de Sunagakure. Los ocho se hallaban a salvo mientras observaban el gran gigante hundirse en la costa del País de las Montañas. Pero los problemas no habían terminado ahí, ni mucho menos, acababan de empezar. Se desató un pequeño incidente entre ambas villas, pues la desconfianza y el rencor aún residían en los corazones de casi todos los presentes. Los ninjas de Suna fueron rápidamente rodeados, sin posibilidad casi de defenderse. Parecía, casi con toda seguridad, que acabarían siendo aprisionados y llevados a la fuerza a Konoha. Pero entonces sucedió algo imprevisto...

Un proyectil de balista surcó el aire muy cerca del Hashirama, procedente del segundo barco que se encontraba en esas aguas. El capitán Horyu sabía bien que el disparo había errado a propósito, por lo que se limitó a mirar por la borda al otro navío del País del Viento. Estos últimos habían observado todo lo ocurrido, y sin duda no aceptarían la pérdida de sus aliados. Un hecho cambió la situación totalmente: el oficial al mando del Lobo de los Mares lanzó disparó personalmente la balista por segunda vez al Hashirama. Este proyectil se clavó en el casco, en un punto resistente del navío, donde no causó mayores daños. Atada a la gran lanza se encontraba una bandana de la Villa de la Hoja. Horyu volvió a mirar a su interlocutor, y este respondió señalando con su mano un número: cinco. No había mucho más que discutir.

Ambos navíos realizaron una maniobra de aproximación, y sin mediar palabra intercambiaron a sus prisioneros. Una vez ambos equipos estuvieron a bordo, los navíos se alejaron sin dejar de apuntarse mutuamente sus armas hasta que finalmente se perdieron de vista en la oscuridad de la noche.
Hashirama
Los miembros del equipo de asalto del Hashirama recibieron con júbilo a sus compañeros del Beso de la Serpiente solo para recibir después la triste noticia de su pérdida. El equipo de Konoha, ahora completo, guardó unos minutos de silencio en memoria de los caídos, y compartieron su información acerca de lo ocurrido tanto en la playa como en la proa del gran acorazado. El espectro de la hija de la Mizukage y el temible nigromante de Getsugakure. Aunque muchos más misterios se guardaban entre las paredes oxidadas del Ozara, solo unos pocos pudieron ser resueltos antes de su temible hundimiento. Con la mente tranquila y serena tras cumplir tan peligrosa misión, el equipo de Konoha puso rumbo a la costa aliada del País del Fuego...
Lobo de los Mares
Los miembros del equipo de Suna respiraron aliviados una vez abandonaron la embarcación de Konoha. Técnicamente ya no eran enemigos, pero tampoco eran aliados. Por suerte ya había pasado todo el peligro, y los ninjas no tardaron en sentarse en la propia cubierta y descansar al fin. El pequeño Pakura sacó entonces el cuaderno que le había entregado el difunto Kaburi, y se lo mostró a sus compañeros sin retirarse la máscara ANBU con forma de águila. Compartió su información con el resto de shinobi mientras la embarcación se dirigía a casa...

Diario Ensangrentado

Primeras Páginas

Nombre en Clave: Takka
Especialidad: Asalto
Experiencia: D [4] C [15] B [22] A [3] S [1]

Diario personal ANBU de Kumogakure no Sato. En caso de captura este documento ha de ser destruido.
Al final de cada misión deberá ser entregado al líder de escuadrón para actualizar los archivos.

Páginas Iniciales

Estas páginas han sido borradas con un tipo de jutsu que ha acabado dañando la tinta.

Páginas Intermedias

Se me ha asignado una nueva misión. En esta ocasión acompañaré al Raikage y a su guardia personal en una misión de recuperación de armas, documentos u otros prototipos ocultos escondidos abordo del legendario Ozara. Somos un total de veinte ninjas de élite embarcados en una galera de guerra. La misión será peligrosa, pero estamos preparados para todo tipo de adversidades.

Anotaciones Finales

Esta parte está escrita con muy mala caligrafía, como si hubiese sido escrita deprisa y corriendo.

La voz... la voz... nos habla...
No.
No quiero, pero lo hice.
Ella lo pedía, yo solo 
[...]
El Raikage ha muerto... yo lo maté. Todos han muerto.
[...] que los dioses me perdonen...

Anotación Final

Abandoné el barco, pero la voz me siguió. Me guió hasta el Ozara y no deja de atormentarme.
Me habla, me dice que otros vienen a castigarme. ¿Tan malo es mi pecado?
Yo no quiero, pero me obliga, ¿cómo resistirme?
Me ha prometido el perdón de mis pecados, y debo pagar con sangre.
Pagaré con la sangre de los intrusos.

TEMA FINALIZADO
Esta fase del evento ha terminado. Se informará a los participantes cuando comience la fase final.

Narración - Susurros - Otras voces
 Responder

Salto de foro:

Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)