¿Todavía no te has pasado por el chat? ¡A qué esperas! ¡¡Pincha aquí!!
[Examen Chunnin] Vigilando la frontera
#1
Un joven shinobi corría por el desierto en camino a un punto que se la había encargado vigilar, un lugar que nunca había visto y que sólo tenía como guía un mapa que marcaba su objetivo. El ninja estaba extrañado de que se le hubiese encargado esta petición ya que debido a su rango era difícil que le permitieran salir de su aldea y mucho más dirigirse a la frontera con otro país para una misión de vigilancia; solo sabía que era importante que estuviese ahí hasta que se le avise de dejar su posición, por mientras debía llegar al lugar que se le indicó y preparar un puesto de vigilancia. 

"Lo único que se me ocurre es que la aldea no tenga los suficientes recursos para asignarlos en las fronteras, pero quizás puede que sea una forma de probar a los ninjas. Ya llevó mucho tiempo en la aldea y podría decir que esto será lo más desafiante que he hecho hasta ahora", pensaba el ninja mientras seguía su paso por el desierto.

Por lo que veía en su mapa y le habían comentado al salir, debería empezar a ver una pradera para saber que estaba cerca a su punto objetivo, la cual estaba cerca de la frontera con el País de los Ríos. No sabía mucho sobre la situación con dicho país pero tampoco era algo importante, al menos no ahora, ya que no debía traspasar la frontera del país o podría ser visto como un acto ofensivo para el país vecino. Le tomó unas horas más poder travesar el desierto para poder divisar lo que parecía ser césped que se extendía frente suyo; tuvo que seguir en movimiento ya que debía buscar establecerse cerca de la frontera que era determinada por un río que limitaba a ambos países. Luego de unos minutos de caminata pudo divisar el río que le indicaba que estaba en el lugar correcto, y se detuvo a una distancia prudente de dicho río para poder establecerse; pero debido al cansancio se sentó en el suelo a descansar ya que su largo viaje hasta ese punto no tuvo paradas en el camino. Sacó de su mochila una botella de agua de las dos que poseía y bebió un poco, dejando aun gran cantidad de agua en caso su estadía en ese punto fuera demasiado extensa. Cuando se sintió ya descansando se puso de pie y empezó revisar los alrededores para tener un conocimiento de la zona, la cual solo contaba con matorrales a su alrededor pero que podría servirle si deseaba ocultarse ante cualquiera que pudiese pasar por ahí.
 

"Claro, si es que alguien pasase por aquí"
, pensaba mientras sonreía antes tal posibilidad. "Sería difícil que alguien venga de Suna hasta aquí, pero lo que debería preocuparme es el caso contrario: ¿qué pasaría si alguien viene desde el País de los Ríos?".

Era una posibilidad que sucediese algo así, y en cuyo caso debería actuar para evitar que transgredan la frontera pero ¿como hacerlo? No le habían indicado que medidas tomar en caso se encuentre con alguien traspasando la frontera y pasase por su puesto de vigilancia pero para él era de sentido común que debía detenerlo. 


"Mantén tu posición, esa fue la orden que tuve al salir. Debo mantenerme firme aquí y vigilar todo lo que sucede en la frontera, no tengo el rango necesario para detener a alguien ni tampoco se si pueda hacerlo." Esto último que pasó por su cabeza no era duda por su falta de habilidad, sino más bien de las medidas que debería tomar en dicho caso. "Dejaré esto de lado, si entro en dudas no podré estar concentrado en la misión; me estableceré aquí y empezaré a montar guardia." 

El shinobi buscó un sitio detrás de uno de los matorrales lo suficientemente grande para ocultarle, dejó su mochila oculta entre las hojas y dirigió su vista hacía el río, estando atento ante cualquier suceso. Pasaron las horas y no sucedía nada en el lugar, solo se escuchaba el viento soplar y el río que pasaba a unos metros de Haru; mientras que el shinobi empezaba a pensar de que quizás su preocupación inicial era en vano, así que trató de pensar en otras cosas mientras estaba en vigía. 

"Si este es el trabajo que tienen los ninjas que vigilan las fronteras, no creo que quiera ir por ese camino. No es que sea malo pero en un punto puede ser aburrido la verdad. Si hubiese venido con alguien más quizás hubiéramos podido abarcar más espacio además de compartir ideas entre nosotros y que no sea tan tedioso este trabajo." 

Agitó su cabeza para alejar la idea que tenía sobre la misión, ya que a pesar de verse a primera vista tediosa y aburrida, era de vital importancia que alguien vigile las fronteras, a que en caso una guerra estalle y el enemigo decida atacar, la guardia fronteriza sería la primera en estar al tanto del peligro y ser quienes defiendan y avisen a los demás para estar preparados. 


"Me preguntó si esto tendrá algo que ver con la guerra que sucedió hace mucho. Como gennin no tengo mucho conocimiento de esto pero es probable que las relaciones entre los países este más tensa que nunca, y cualquier acción entre ellos pueda ser detonante para ocasionar otra guerra. Quisiera conocer más de esto y buscar la forma de llegar a un acuerdo entre todos pero no creo que sirva de algo mis esfuerzos, como gennin o incluso como chunnin no tengo la suficiente autoridad para hacer algo, si tan solo...".

Pero sus pensamientos se detuvieron cuando escuchó el sonido de unas hojas moviéndose; alzando la vista buscó la fuente de aquel sonido pero no la encontraba hasta que volvió a escucharlo y posó su vista en un arbusto igual al que él usaba de escondite. Preparándose para lo peor, sacó de su porta-kunais un kunai que sostuvo con su mano derecha mientras esperaba que quien sea que estuviese escondido haga un movimiento antes que él. Nadie salía de aquel arbusto pero seguía moviéndose entre las hojas, lo cual dejaba abierta algunas posibilidades. 


"Si es un animal salvaje no hay problema, quizás este atrapado y no pueda salir; pero si es alguna persona quizás espera que alguien vaya hacia allí y caiga en una trampa. Debo actuar con sigilo porque si me presentó y es una persona seré descubierto y toda la misión se irá al tacho a menos que lo silencie." Aun sosteniendo el kunai firmemente, no deseaba tener que matar a alguien si es que llegase a haber un combate de vida o muerte, pero debía actuar por el bien de la aldea. "Recuerda lo que aprendiste hace poco, tu misión es proteger a quién lo necesite, proteger a tu aldea y a sus habitantes; habrán sacrificios en el camino pero es por un bien mayor." Se repetía esas palabras en su cabeza para no titubear ante lo que tenga que hacer, lo cual ya había decidido y no tendría reparo en volver atrás o arrepentirse así que llevó a cabo su plan: Mediante un sello creó un clon de sombra que al igual que él sostenía un kunai en su mano. Mandó a que fuese por la derecha del arbusto mientras él iba por la izquierda para emboscar a quien se encontrase en el arbusto, y detenerlo si actuase violentamente. Se movieron sigilosamente hasta dicho punto, y a la cuenta de tres buscarían en el arbusto a quien estuviese escondiéndose.

Cuando llegó el momento de hacerlo, el clon abrió el arbusto y el Haru real realizaría el primer ataque, pero se detuvo al ver que había en el arbusto: Echado y herido, se encontraba un zorro pequeño quién parecía haberse atorada en las ramas y debido a sus heridas no podía salir. Haru tomó su kunai y con este liberó al pobre animal de su prisión, el cual al verse liberado se asustó ante la presencia de las dos figuras y buscó la oportunidad para huir saltando hacia afuera del arbusto, pero debido a sus heridas y seguramente el cansancio cayó en el suelo sin poder hacer nada. El shinobi de inmediato fue hacia el pequeño animal y lo tomó en sus brazos llevándolo donde había establecido su puesto de observación y le indicó a su clon que estuviese de vigilancia mientras él se encargaba del animal. Sacó la manta que tenía en la mochila y la colocó en el suelo donde hizo recostar al zorro, y tomando algo de su agua empezó a limpiar las heridas que tenía el animal. Como no tenía vendas tomó una manga de su kimono y con el kunai empezó a cortar retazos de tela que luego usó como vendas sobre el zorro y le dejó descansar luego de haberlo atendido.


"Pobre animal, quizás se vio envuelto en una pelea y quedó todo lastimado. No debería centrar mi atención en esto pero no podía dejarlo ahí tirado. Al menos el clon podrá vigilar un momento mientras estoy con él." Volteó a ver a su clon, que al igual que él antes de todo esto estaba atento a todo lo que sucedía a su alrededor; mientras el Haru real estaba acompañando al zorro herido en su descanso mientras seguía pensando sobre su decisión anterior. "Ahora entiendo porque es difícil estar aquí fuera, no solo por la comida o la comodidad de un hogar, o incluso la compañía de una persona; el estar a la expectativa de que algo malo suceda y debas arriesgar tu vida ante ello debe ser realmente difícil, inclusive más si no te sientes preparado para eso." 

Meditativo por lo que había pasado, tomó un pedazo de la carne seca que tenía y empezó a comerla, sacando un pedazo pequeño para dejarlo al lado del animal que parecía haber despertado de su sueño. Este lo vio aun con recelo, olisqueo la comida para luego comerla rápidamente mientras Haru sacaba la botella de agua que había usada antes y la ponía en el suelo para que el animal pueda tomar algo. Esta vez con más confianza el zorro tomó el agua hasta estar saciado y se recostó nuevamente a dormir. Haru lo miraba con una sonrisa en el rostro, tapando al pobre animal con el resto de la manta que llegó a cubrir al zorro que yacía dormido encima de ella. El día ya estaba terminando, el sol ya se ocultaba y la noche daba a su paso; Haru todavía despierto vigilaba desde su punto de observación mientras su clon había buscado otro lugar alejado de él, de tal forma que cubra el punto ciego de Haru en caso pase algo y a su vez vigilaba los alrededores. Al lado de Haru el pequeño zorro descansaba todavía durmiendo tranquilamente, mientras el shinobi lo volteaba a ver en ciertos momentos durante su vigilancia. 
"Es tan adorable, aun no entiendo como alguien puede lastimar a un pequeño animal indefenso. Espero que se recuperé pronto y pueda volver a andar en la naturaleza, podría acompañarlo pero solo mientras este asignado en este lugar." 

El shinobi trataba de quitar la idea de tomar el animal y llevarlo consigo a su hogar, ya que sabía que no podría cuidarlo en todo momento además de que era un animal salvaje y podría ocasionar daños materiales no solo a él sino a la aldea; así que dejó esa idea de lado y se recostó en el césped a descansar un momento, esperando que su clon mantuviese la vigilancia. No pasó mucho tiempo para que cayese dormido y tuviese un sueño algo extraño: Veía la aldea en peligro siendo invadida por figuras que no reconocía e iban destruyendo el lugar, y a pesar del esfuerzo de las fuerzas de la aldea no podían detener a aquellas sombras. Lo más raro de su sueño es que Haru estaba lejos de todo eso, observando como sucedía todo esto junto a otro grupo de personas que no sabía quienes eran, pero que junto a él fueron a enfrentar a los invasores.

Confundido por esto, despertó siendo ya de mañana, con el sol sobre su cabeza y un clima fresco a su favor; volteó la mirada y observó a su clon aún manteniéndose vigilante, pero deshizo la técnica para poder obtener el conocimiento de lo que haya visto en la noche y dejar de lado ese sueño. También se fijó en el zorro que estaba a su lado, pero cuando se dio cuenta ya no estaba echado en la manta. 
"Debí suponer que se iría, será mejor que lo acepte ya que me distrajo de la misión lo suficiente", se dijo a si mismo para animarse un poco. Tomó lo que quedaba de agua en su botella y sacó la zanahoria que llevaba consigo para darle un mordisco mientras trataba de quitarse la somnolencia. Pensó en usar parte del agua de la otra botella para lavarse la cara, pero decidió ahorrar su fuente de agua potable para emergencias; así que decidió acercarse al rió y llenar su botella vacía además de lavarse el rostro para despertar. Con sumo cuidado, caminó hasta la orilla del río y se fijó si había alguien más por los alrededores (quizás ninjas que al igual que el vigilaban la frontera), pero no encontró a nadie; tomó su botella vacía y la llenó con el agua del río, dejando a un lado botella luego de llenarla se sacó los anteojos y lavó su rostro y su cabello lo suficiente para que se le fuese lo que quedara de sueño.

Cuando estuvo listo, se colocó los anteojos y tomó su botella de agua y procedió a volver a su punto de observación cuando notó algo en el otro lado de la orilla: aquel zorro que había rescatado antes estaba ahí y parecía estarse enfrentando a un oso adulto. Los animales estaban gruñéndose uno con el otro, hasta que el zorro se lanzó al ataque del oso, el cual con un movimiento de su pata lo mandó a volar lejos. Haru estuvo a punto de saltar hacia el otro lado pero recordó que si lo hacía podría meter en problemas a su nación y ocasionar un conflicto entre los países. 
"Nadie se va a enterar, solo iré y rescataré al animal y volveré tan rápido que nadie se fijará." La idea era tentadora y parecía no tener fallas, pero parte de él le impedía moverse de su sitio, mientras observaba como el oso seguía golpeando al zorro que no podía defenderse. "Vamos, ¡cruza y haz algo! ¿Dejarás que un pobre animal muera teniendo la oportunidad de salvarlo?" Se estaba juzgando él mismo, vacilando entre sus opciones y tratando de pensar racionalmente. "Quizás tengan ninjas ocultos que al detectar una presencia actúen de inmediato, incluso si mando un clon sabrá que hay alguien a los alrededores que cruzó la frontera sin consentimiento alguno. Debo estar aquí, debo dejar al pobre animal." 

Aun con dudas, Haru dio la espalda al animal y empezó a caminar hacia su puesto, ignorando los gruñidos del oso y las quejas del pobre zorro; no deseaba eso pero por un bien mayor lo estaba permitiendo, además debía imponerse sobre sus emociones ya que en una misión eso podría costar más vidas. "
Lo siento, realmente lo siento", pensaba y volteó a ver por última vez lo que sucedía pero algo que no se lo esperaba pasó: el zorro había logrado resistir los ataques del oso y había llevado hasta la orilla del río al oso mediante engaños, un punto desde el cual Haru podría hacer algo por el animal. Arriesgándose a ser descubierto, preparó una flecha de chakra y la disparó a la espalda del oso, impactando de lleno y haciendo que el oso se giré a verlo. Enojado, dejó a un lado el zorro y corrió hacia Haru buscando embestirlo con toda su fuerza, pero antes de que llegase Haru saltó sobre él y estando encima le lanzó una patada que dejó noqueado al animal. Como todo esto había sucedido al otro lado de la orilla no habría problema con el país vecino y además habría salvado al pequeño zorro, el cual aullaba en señal de agradecimiento y luego se fue del lugar, aun golpeado pero aún firme. Haru sonreía mientras veía irse al animal, y posó su vista en el oso el cual dejó ahí mientras volvía a su posición de vigilancia. "No puedo ni acabar con la vida de un animal que hace daño a otro, como podría hacerlo con alguien que viniese a matarme. Debe haber otra forma de hacer eso sin comprometer la vida de nadie, yo buscaré la manera de hacerlo." 

Luego de aquel acontecimiento, Haru estuvo más calmado y más seguro en lo que debía hacer de ahora en adelante: empezó vigilar la zona y sus alrededores mediante clones los cuales cubrían mayor cantidad de puntos, además de ocultar su presencia antes cualquier invasor; terminaba el segundo día sin mucho problema ni agitación lo cual le hizo estar a Haru más confiado en poder lograr la misión. El tercer día amanecía igual que el anterior, aunque esta vez Haru había estado despierto toda la noche atento ante cualquier peligro o problema que pudiera pasar. 
"Tengo suficiente recursos para dos días más incluyendo este, luego deberé buscar provisiones en los alrededores si en caso deba estar aquí más tiempo", pensaba mientras se terminaba de lavar la cara con su botella de agua de río. Estaba a punto de comer el pescado que tenía en su mochila cuando el oso que había noqueado el día anterior despertaba y al ver a Haru agachó la cabeza y empezó a alejarse. El shinobi tomó el pescado y sin vacilar se lo ofreció al oso en señal de disculpa; el animal lo vio y tomó el pescado comiéndoselo en el acto e irse por su camino. Ahora con menos provisiones, debería empezar a buscarlas ahora pero debería deshacer sus clones o el consumo de chakra podría agotarle.

Con sus clones desaparecidos, sacó nuevamente un kunai y buscaba en sus alrededores alguna presencia: sucedía que uno de los clones había visto una figura venir del desierto hacia su ubicación, lo cual hizo que se preparará para lo peor. Cuando sintió que alguien llegaba a su ubicación preparó un sello listo para entrar en combate y frenar a quien sea que viniese, pero grata fue su sorpresa al ver que el que llegaba era otro shinobi de Suna. Parecía ser del tipo sensorial ya que sabía exactamente donde estaba escondido Haru, el cual se presentó ante él on su nombre, además de enseñarle su bandana que llevaba en el cuello y el documento entregado que lo asignaba a esa posición; el otro shinobi hizo lo mismo dando a entender que era un jounnin y que venía a tomar su lugar en la frontera ya que al parecer habían alertas de que se han visualizado extraños por las fronteras y no deseaban que los gennins se pusieran en peligro innecesario, por ello varios jounnin fueron asignados como cambio en las fronteras. Aquel jounnin le agradeció sus servicios y le pidió que vuelva a la aldea con un reporte de todo lo que había visto, además de firmar su documento como señal de que había sido relevado correctamente. Haru se despidió del shinobi y tomando sus cosas se dirigió de vuelta a la aldea. 


"Esta ha sido una buena experiencia, quizás a futuro tenga más misiones donde deba poner a prueba lo que creo, pero siempre habrá una forma de solucionar las cosas. Ahora mi duda es ¿cómo colocas en un reporte que no pasó nada raro mientras vigilabas?, eso sin incluir lo sucedido con el zorro y el oso y que no parezca tonto", pensaba el shinobi mientras sonreía de camino de vuelta a casa.

Estadísticas e inventario

Nivel: 4
Fuerza:
30
Resistencia:
30
Velocidad:
30
Agilidad:
30
Destreza:
30
Presencia:
30
Inteligencia:
30
Control de chakra:
30

Vida: 180 Chakra: 210 Estamina: 233

Porta-Utensilios nivel 3, Porta-Kunais nivel 3.

Narro - Hablo - "Pienso"

[Imagen: 48d18913b5a6803f930464de66bc18ed?size=512]
 Responder

Salto de foro:

Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)