¿Todavía no te has pasado por el chat? ¡A qué esperas! ¡¡Pincha aquí!!
Hospital de Nueva Iwa - Conociendo nuevos horizontes
#1
Antecedentes e historia:
 
El hospital de Nueva Iwa es una institución pública, es el más avanzado del País de la Tierra contando con tecnología puntera gracias al Cuerpo Médico. El antiguo hospital fue desolado durante la guerra, y el nuevo fue construido piedra a piedra por los ciudadanos que se adentraron en las cavernas.
 
El hospital tiene el rango de Hospital Militar, por lo que la seguridad en el mismo es excelente, al igual que la que se da en Nueva Iwa, el complejo sanitario se creó para curar las enfermedades o heridas a los civiles de la villa y a los shinobis profesionales. Aunque no muy grande, es un hospital funcional y da una gran cobertura a todos los ciudadanos, cuenta con varios edificios, urgencias, materno-infantil, de formación, etc., aunque el principal es el más bonito, de planta cuadrada con un jardín central a modo de patio, cuenta con habitaciones amplias y tranquilas.
 
Además, gracias a las técnicas desarrolladas para el cultivo en el interior de las cuevas, cuenta con sus propios invernaderos para el cultivo de plantas y posteriormente la fabricación de medicamentos y curas a base de plantas medicinales, así como de alimentos propios, para suministrar comida a los pacientes. Ya es conocido la austeridad en recursos que tiene el País de la Tierra, por lo que contar con invernaderos propios es fundamental para la institución sanitaria.
 
Cuenta con un Cuerpo Médico bien organizado, los shinobis que se especializan en el tratamiento médico y en el uso del Ninjutsu Médico trabajan a tiempo completo en el hospital, dedicando su tiempo a tratar a los ciudadanos y a seguir formándose e investigando nuevas técnicas. Además, el Cuerpo Médico de Nueva Iwa cuenta con la subdivisión de Cuerpo Médico de Campo, encargados de ayudar a los shinobis que se encuentran en algunas misiones, este Cuerpo Médico es independiente al Cuerpo Médico del hospital, pero tienen un edificio en el complejo, trabajan en cooperación con la Policía Militar. También sirven de soporte y ayuda en los pequeños hospitales del resto de ciudades del país, dado que la formación que tienen en Nueva Iwa en algunos procesos, es superior al del resto de ciudades y aldeas.
 
No todos los shinobis pueden pertenecer al Cuerpo Médico, sólo algunos consiguen pasar las pruebas para ello, son bastante duras y desde la Academia se fijan en aquellos que pueden superarlas. Para Nueva Iwa, lo importante es la formación de sus shinobis, así que durante la formación pasan por diferentes estancias y pruebas para determinar si pueden pertenecer por ejemplo al Cuerpo Médico, y por ende a trabajar para la ciudadanía desde el hospital, en cualquiera de sus departamentos, no sólo el Cuerpo Médico. Aunque éste, es el más importante dentro del escalafón jerárquico del organigrama hospitalario.
 
Para formar parte del mismo, la preparación del shinobi requiere de gran inteligencia y control máximo de chakra, así como gran conocimiento sobre el cuerpo humano y todos los procesos biológicos que ocurren en el mismo, así como habilidad en medicina, farmacología, botánica, alimentación… además, toda su formación tiene grandes entrenamientos para evitar ser perjudicados de alguna manera, por ejemplo, si se lesionase, no podría curar a los demás miembros del equipo.

Estadísticas e inventario

Nivel: 2
Fuerza:
20
Resistencia:
20
Velocidad:
16
Agilidad:
16
Destreza:
16
Presencia:
15
Inteligencia:
15
Control de chakra:
15

Vida: 120 Chakra: 105 Estamina: 142

No hay objetos en el inventario.

 - Hablo - Pienso - Narro - 
 Responder
#2
Pasó casi un mes desde la anterior prueba, y poco a poco otros compañeros la fueron pasando. Algunos con mayor destreza y otros no consiguieron ni resolver las primeras pistas. La Academia estaba haciendo una buena criba entre los alumnos. Yo me centré en mis estudios, y estaba vez estaba sacando muy buenas notas.
 
Estaban cambiando los planes de estudio, Nueva Iwa se estaba transformando y un Shinobi debía conocer también todos los ámbitos en los que puede actuar, me apresuré al tablón de anuncios, el Sensei Onko nos dijo que con la última nota saldría los sitios a los que nos destinaban. Me levanté temprano, desayuné en la academia junto a mis compañeros y salí apurado a la Academia. Al llegar fui corriendo a ver el resultado.
 
“Joichiro Konjiki    ---   Nota final: APTO   ---    Destino: Hospital Militar de Nueva Iwa / Presentarse hoy en el Pabellón Docente a las 12 horas”
 
Me quedé petrificado, me mandaban al hospital, yo pensaba que sería mejor la Comisaria de la Policía Militar, pero no, iría allí, las cosas en la Academia me descuadraban, pero acataré las normas y daré todo por la patria, por Nueva Iwa.
 
A las 12 llegué al pequeño Pabellón Docente del complejo hospitalario algo nervioso, estábamos en total 15 Genin allí, puntuales y nerviosos. Todo para nosotros era raro, apareció un Shinobi del Cuerpo Médico, nos indicó que pasásemos al interior del aula magna, y tomamos sitio.
 
- Buenos días, como bien sabrán, el plan de estudios está cambiando, y ustedes han sido los elegidos para formar parte del mismo en este recinto, el Hospital Militar, para nosotros es un honor contar con shinobis tan jóvenes que van a conocer todos los lugares donde un shinobi puede estar, para que puedan elegir bien su futuro.
 
No me presenté, les pido disculpas, soy Iyashi y seré vuestro responsable durante su estancia, bien, a la salida encontrarán sus horarios, sus nuevos uniformes, se diferenciarán del resto del personal por la franja color granate en el cuello y en la manga, además, hemos aprovechado para poner en cada uno de ellos sus acreditaciones.
 
Levántense y les acompañaré a sus vestuarios.
 
Así hicimos, los 15 nos levantamos, cogimos nuestra nueva indumentaria y fuimos al vestuario, era pequeño pero confortable, la taquilla era grande, nos cambiamos, el uniforme completamente blanco, contaba con pantalón, chaquetilla con el cuello y manga de color granate, una cruz en el pecho con el emblema de Nueva Iwa, y en el pelo una bandana blanca. Al salir nos estaban esperando 15 personas, cada uno nos iríamos con uno de ellos para aprender, aunque todos pasaríamos por todos los servicios posible. -“Creo que centrarme tanto en las asignaturas médicas para los exámenes han dado lugar a que ahora esté aquí”.
 
Me asignaron a Oyone, una shinobi del cuadro médico que se encargaba de la investigación de los alimentos que se les daba a los pacientes, mientras me iba enseñando el hospital, llegamos hasta los invernaderos.
 
- Bien Joichiro, tu primera parada será aquí, el departamento de alimentación y nutrición del Hospital, en los invernaderos cultivamos todo lo necesario, a nivel vegetal, para proporcionar las mejores alternativas a los ciudadanos y shinobis hospitalizados. También muchos alimentos de los que cultivamos son necesarios para la fabricación de medicinas o antídotos, estate tranquilo, poco a poco irás viendo todo. Estás aquí para aprender.
 
Yo sólo asentía con la cabeza, la verdad que todo esto era un mundo nuevo para mí…
 - Hablo - Pienso - Narro - 
 Responder
#3
Oyone me mandó que hiciese un informe sobre los alimentos que se encontraban en el invernadero, cualquier duda los shinobis del clan Kamizuru me podrían ayudar, unos cuantos libros sobre una mesa y un cuaderno. Me senté y allí tenía el primer alimento, las setas.
 
Las setas son la base de la alimentación dentro de las cavernas, fácilmente cultivables y con gran capacidad no sólo de alimento, también la usan para elaborar fármacos y antídotos. Me puse a leer los libros mientras revisaba los diferentes cajones del invernadero, en los mismos crecían alegremente varios hongos y me puse a escribir.
 
“Desde el inicio de los tiempos, los hongos y el hombre han ido evolucionando conjuntamente a lo largo de la vida. Han sido utilizados como alimentos, como elementos transformadores de los mismos, para la cura de enfermedades e incluso se han utilizado como sustancias alucinógenas o psicoactivas.
 
Seguramente nuestros antepasados quedaban atónitos ante el espectacular crecimiento de los hongos, a los que rápidamente atribuyeron poderes mágicos. En 24 horas, algunas zonas aparecían repletas de setas donde antes no había nada, otras desaparecían tan rápido como aparecían, esfumándose o descomponiéndose en forma de un líquido negro o convirtiéndose en nubes de polvo de diferentes colores.
 
Podemos encontrar unas 3.500 especies de setas, de las que unas 100 son comestibles (de ellas, 15 o 20 excelentes) y unas 35 son tóxicas (de ellas, 5 mortales). El resto son incomestibles o carecen de valor culinario ya que son duras, leñosas amargas o muy poco frecuentes y, por tanto, no tienen interés como alimento, aunque algunas de ellas el Cuerpo Médico las usa para la elaboración de medicamentos.
 
En el invernadero se crían las de mayor calidad alimentaria, ante todo está la salud de los pacientes, los Kamizuru miman mucho todos los cultivos y saben cultivarlas bien, aunque en el invernadero perteneciente al departamento de alquimia y fármacos se crían aquellas especies tóxica para la realización de medicamentos.”
 
Gracias a los conocimientos que he ido adquiriendo en la Academia para mi preparación, creo que ha quedado bastante bien el texto. La verdad que aquí, dentro de los invernaderos no se está tan mal, por lo menos voy a aprender un poco más de los alimentos principales de Nueva Iwa.
 
Me levanté del asiento para ver de nuevo las diferentes especies de setas, y un kamizuru se me acercó…
 - Hablo - Pienso - Narro - 
 Responder
#4
- Hola Joichiro, he leído tu texto, no está del todo mal, pero debes desarrollar un poco más las propiedades de los diferentes alimentos. Desde el hospital creemos que es importante conocer más a fondo las propiedades de cada uno de ellos, qué composición tienen.
 
- No se preocupe, así lo haré a partir de ahora, pero para ello voy a necesitar más información y realización de pruebas.
 
 
- No hay problema acompáñame, y te enseñaré más de esta zona del hospital.
 
Acompañé al kamizuru, salimos de los invernaderos a un pequeño jardín que daba paso a un edificio de dos plantas separado del complejo, entramos por unas puertas y me encontré con un cartel:
 
“Unidad de Alimentación Hospitalaria - Hospital Militar de Nueva Iwa
Planta 0: Cocina – Invernaderos – Almacenes.
Planta 1: Despachos – Laboratorios.”
 - Hablo - Pienso - Narro - 
 Responder
#5
En la entrada un Policía Militar nos pidió las acreditaciones y unas puertas de cristal se abrieron, entramos al interior y entramos por otras puertas a un largo pasillo, en un lado almacenes y cámaras frigoríficas y de congelación, al otro lado del pasillo se encontraba la cocina hospitalaria, la verdad que olía fenomenal, todo el pasillo estaba aromatizado con el olor de la comida y por la cristalera se veía como multitud de personas trabajaban cortando los alimentos y otros cocinándolos. La maestría de los kamizuru en todo lo relacionado con la alimentación era impresionante, aunque también se podía observar gente de otros clanes.
 
Al llegar al final del pasillo de la cocina cogimos el ascensor que nos subió a la planta superior, al abrirse la puerta otro gran pasillo como el de la planta baja se abría. Con una gran cristalera a ambos lados, por un lado, algunos despachos, una pequeña biblioteca y la joya de la corona de la Unidad de Alimentación Hospitalaria, los laboratorios.
 
Entramos en ellos, algunas personas del Cuerpo Médico investigaban, todo lleno de material de laboratorio, campanas con productos químicos, equipos informáticos de última tecnología, etc. Era un laboratorio precioso, mis ojos se abrieron como platos al ver aquello…
 - Hablo - Pienso - Narro - 
 Responder
#6
Nos acercamos a una mesa, el kamizuru me enseñó el material que podría usar y los diferentes protocolos, está bien lo de ver las plantas en el invernadero, pero esto era mucho más interesante, poder analizar cualquier alimento, sacar sus nutrientes con diferentes métodos y poder seguir actualizando las bases de datos con las que cuenta el Hospital. La verdad que es una tarea difícil, pero siguiendo el libro de protocolos analíticos no tendría mayor problema.
 
- Joichiro aquí tienes una de las zanahorias del invernadero, a ver qué tal se te da la búsqueda de todos los nutrientes de la misma. Tienes 2 horas para ello, se te ve un chico espabilado, como todos los de tu clan, aunque la mayoría termina en la Policía Militar.
 
- Así es, los Konjiki solemos irnos por la vía de la Policía Militar, pero me han dado la oportunidad de pasar primero por aquí, hay que aprender de todo.
 
- Esa actitud que tienes me gusta mucho, sigue así y llegaras lejos.
 
- Muchas gracias, en 2 horas espero que esté todo, me pondré ahora con ello.
 - Hablo - Pienso - Narro - 
 Responder
#7
Me puse a leer el libro de protocolo analítico, es de sobra conocido que esto del Hospital militar aunque está bien no es lo mío, un Konjiki se debe a su patria y a la Policía Militar, pero bueno… intentaremos llevar esto lo mejor posible dentro de lo que podemos.
 
Empecé a seguir los protocolos del laboratorio, a juntar diferentes compuestos químicos, a realizar rectas de calibrado para sacar por espectrofotometría la cantidad de nutrientes que tenía la zanahoria que me han dado, así cómo usar diferentes técnicas, aunque dos horas me parecen pocas para determinar tantas cosas, aunque lo principal lo tendría, el Kamizuru no me especificó, pero sacaré sólo los macronutrientes para ello.
 - Hablo - Pienso - Narro - 
 Responder
#8
Tras determinar todo, e ir apuntando en unos papeles los valores me puse a realizar la ficha sobre la zanahoria, me dirigí a la biblioteca, cogí varios libros de botánica y alimentación y me senté en la mesa y me puse a redactar en el ordenador:
 
“Zanahoria (Daucus carota L.)
 
La zanahoria pertenece a la familia Umbelliferae, especie Daucus carota. La zanahoria es el nombre común de una planta, sin embargo, el nombre se aplica también a la raíz de la planta.
 
La variedad silvestre forma una raíz dura y leñosa no apta para el consumo, pero la cultivada es, por el contrario, una hortaliza muy apreciada.
 
La zanahoria contiene una cantidad apreciable de hidratos de carbono y un alto contenido en fibra, tanto soluble como insoluble. Si bien el aspecto más destacable de este alimento desde el punto de vista nutricional es su contenido en vitamina A, y en concreto en carotenoides con actividad provitamínica A (que una vez en el organismo se transforman en vitamina A, vitamina necesaria para el buen funcionamiento de la retina y especialmente para la visión nocturna o con poca luz y para el buen estado de la piel y mucosas). El más abundante es el b-caroteno, al que algunos estudios han atribuido un papel preventivo frente a enfermedades oculares, cataratas y degeneración macular senil.
 
En la zanahoria, existen además, otros carotenoides sin esta actividad, como la lutenina. Ésta se localiza en retina y cristalino de ojo, pudiendo prevenir el daño oxidativo inducido por la luz y protegiendo, por tanto, frente al deterioro asociado a la edad (cataratas y degeneración macular senil). Otras vitaminas presentes en cantidades más discretas son la vitamina C y la vitamina B6. También contienen pequeñas cantidades de minerales como hierro, yodo y potasio.
 
Energía: 40 kcal / 100 gr.
Proteínas: 0.9 gr / 100 gr.
Lípidos: 0.2 gr / 100 gr.
Hidratos de carbono: 7.3 gr / 100 gr.
Fibra: 2.9 gr / 100 gr.
Agua: 88.7 gr / 100 gr.”
 
Ahora entiendo mejor porque es tan elevado el consumo de esta hortaliza en Nueva Iwa, al vivir bajo tierra y con casi poca luz, para ayudar a nuestros ojos a familiarizarnos con el entorno. Sólo queda imprimir la ficha y buscar al kamizuru que me acompañó hasta los laboratorios.
 - Hablo - Pienso - Narro - 
 Responder
#9
Me dirigí a la impresora y cogí la ficha cumplimentada, salí del laboratorio dirección al ascensor, la verdad que el kamizuru no se presentó, pero seguramente estaría en los invernaderos, me dirigía por el pasillo hasta que una voz salió de uno de los despachos pronunciando mi nombre.
 
Me di la vuelta, dirigiéndome al despacho, llamé a la puerta entre abierta y asomé la cabeza. En el mismo estaba el kamizuru que me acompañó y Oyone. La mujer me miró y me señaló la silla:
 
- Buenas tardes Joichiro, muchas gracias por el trabajo, te hemos estado observando y te desenvuelves muy bien en los laboratorios.
 
- Gracias Oyone, todas esas palabras facilitan que siga aprendiendo dentro de Nueva Iwa.
 
- Puedes dar la ficha a mi compañero Akiro, muchas gracias por el trabajo la verdad, pero tenemos nuestras dudas que el mejor lugar para ti sea el Hospital Militar. Eres aventajado, sabemos que es tu primer día y tus compañeros andan un poco perdidos, pero en todo momento has sido resolutivo, no has puesto ninguna pega… Pero siendo un Konjiki creemos que puede dar mucho más lejos de aquí y por ejemplo del Cuerpo Médico, sois luchadores, y el mejor destino es que empieces a entrenar y prepararte para la Policía Militar. Hemos hablado con varios Sensei de la Academia y les parece bien, sabemos que perdemos a una persona trabajadora y que podría sacar muy bien el trabajo en nuestro hospital, pero si hubiésemos sido egoístas perderíamos una gran persona que luchará por los intereses de Nueva Iwa.
 
Mientras Oyone, iba hablando mis ojos se iban ilusionando y mojando sin llegar a llorar, las palabras de la responsable han sido preciosas y es lo mejor para mi futuro.
 
- Así que pequeño, adelante, hemos pasado ya un informe y se te será informado de tu nuevo destino, creo que tendrás que hacer alguna misión por Iwa, pero de todo te irán informando, te acompañaré al vestuario para que recojas tus cosas, para nosotros ha sido un placer de contar con un Genin de tu planta, y aunque sólo haya sido un día, está claro que todo el trabajo está fuera de estos muros.
 
Oyone me acompañó hasta el vestuario, en el camino fuimos hablando, y aunque estaba contento por ir a la Policía Militar, sentía tristeza de dejar el complejo hospitalario, pero estoy seguro que esa plaza otra persona la aprovechará mejor. Estoy seguro de ello. Al llegar a la puerta de los vestuarios, entré, me cambié y al salir le di el uniforme a Oyone, se despidió con dos besos y me deseo suerte.
 - Hablo - Pienso - Narro - 
 Responder
#10
Saliendo por la puerta del Hospital Militar, me giré, hasta aquí ha llegado una etapa exprés, pero siendo sinceros, la mejor misión y experiencia nos lo dan todas las pequeñas etapas que nos da la vida, de todo sacamos algo bueno, una experiencia, un pensamiento, etc.
 
Pero lo más importante es servir a nuestra patria, a qué no vuelva a pasar lo que pasó, por el bien de los ciudadanos, por el bien de nuestro país, y por el bien de Nueva Iwa. Seguiremos formándonos como shinobis, pero en nuevos lugares y sin olvidar la formación, espero que pronto llegue mi convocatoria para ser Chunin.
 
--- TEMA CERRADO ---
 - Hablo - Pienso - Narro - 
 Responder

Salto de foro:

Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)