¿Todavía no te has pasado por el chat? ¡A qué esperas! ¡¡Pincha aquí!!
La Nueva Administración
#1
El primer día de Hayate en el Despacho Oval. Era, como si nombre indicaba, ovalado, con varias estanterías a cada lado, unos sillones y una pequeña mesita a la izquierda de la puerta y una mesa mucho más alta y grande a la derecha de la puerta. Las estanterías servían para archivar todo tipo de información vital para el desarrollo normal de la aldea, así como informes específicos que solo el Kazekage podía manejar, y algún que otro libro interesante. Los sillones y la mesita del té tenían una finalidad diplomática, la de permitir que el líder de la aldea y otros invitados pudiesen sentarse y charlar amigablemente. La mesa grande, en cambio, servía de lugar para trazar operaciones bélicas, planes de contingencia o simplemente amontonar documentos e informes.

El Despacho Oval tenía tres entradas: la principal, una a la izquierda (que daba acceso a una sala de espera con más estanterías, libros y sillones) y otra a la derecha (que daba acceso a una pequeña cama, una mesita de noche y una silla). Esta última servía de lugar de reposo temporal al Kazekage, en caso de no poder volver a su casa a descansar en una situación de extrema urgencia. Por último, estaba el Escritorio Mogami. Se trataba de una mesa de madera con tallas de guerreros y navíos de guerra, que contaba la historia de la Villa Oculta de la Arena en cada uno de sus cajones y laterales. Desde ella se dirigía el curso de la aldea, con un sillón tras ella y dos pequeñas sillas de frente, para los invitados. La sala estaba bien iluminada por los ventanales que daban a la Avenida Principal, así como una puerta que permitía salir al balcón o subir hasta la terraza del edificio. Las vistas desde estos puntos eran espectaculares.

El anciano Chikamatsu entró en la que sería su nueva oficina, y tras pasar un dedo por la primera estantería, notó que todo estaba lleno de polvo:

- El despacho lleva cerrado años, Kazekage-dono. Nos encargaremos de limpiarlo confienzudamente. - dijo el joven Kazeru Jiki, su nuevo secretario.

Eso no me importa demasiado. Es más importante catalogar todos estos libros y documentos, saber qué nos han dejado nuestros precedesores.

Así será, Kazekage-dono. - dijo el muchacho con gran entusiasmo, y se marchó a avisar al resto de funcionarios.

El marionetista pasó la mano por su nuevo asiento, de cuero de camello pero muy cómodo. Tenía incluso ruedas y podía girar sobre sí mismo. Aquello llamó la atención del anciano, y le hizo esbozar una sonrisa. A continuación empezó a abrir algunos de los cajones del Escritorio Mogami, para encontrarlos todos vacíos. Bueno, casi todos. En uno de ellos encontró una fotografía personal, en la cual salían el antiguo Kazekage abrazando por el hombro a su anciano padre. La foto tenía casi veinte años, y retrataba una Aldea Oculta de la Arena muy diferente a la actual... Unos toques en la puerta del despacho le sacaron de su depresión.

- Kazekage-dono, con permiso... - dijo un hombre cruzando la puerta, seguido de otros dos guerreros. Todos ellos vestían el uniforme reglamentario de los ANBU de Suna, pero solo estos dos últimos llevaban puestas sus máscaras secretas. - Venimos a reportar lo que nos pidió: el informe de las defensas de la villa. - dijo haciendo una reverencia ante su superior y presentando un documento.

Ah, Higasa no Ken, mi mejor guerrero. Te sienta bien tu nuevo uniforme del servicio secreto... - dijo abriendo el sobre confidencial.

Gracias señor, lo llevo con orgullo por la patria. - dijo el espadachín con semblante serio.

Estadísticas e inventario

Nivel: 8
Especialización: Ninjutsu
Todos los Ninjutsus, tanto elementales como no elementales reciben una bonificación de 10 puntos de daño. La velocidad de los sellos del ninja especialista en Ninjutsu son un nivel superior.
Fuerza:
71
Resistencia:
70
Velocidad:
71
Agilidad:
71
Destreza:
80
Presencia:
80
Inteligencia:
80
Control de chakra:
80

Vida: 422 Chakra: 560 Estamina: 550

Chaleco ninja, Píldora soldado, Píldora soldado, Píldora soldado, Porta-Kunais nivel 7, Porta-Utensilios nivel 7, Porta-Kunais nivel 7, Porta-Utensilios nivel 7.

Narrar - Hablar - Pensar
[Imagen: SUNABANNER1.jpg]
 Responder
#2
Hayate leyó con voz baja el contenido del sobre confidencial. Era un informe detallado de las defensas de la villa, tanto exteriores como interiores. En él se contabilizaba el número de efectivos defendiendo las Puertas de Suna, las murallas, las zonas exteriores, el funcionamiento de la barrera de detección de chakra y los diferentes equipos que conformaban el Ejército de la Aldea. Pero el informe era vago en ciertos aspectos, y además indicaba fallas, brechas enormes en la seguridad. Por ejemplo, la Barrera de Detección de Chakra alrededor de la murallas era deficiente y fallaba constantemente. De hecho, había estado desactivada durante los dos últimos años esperando un mantenimiento que nunca había llegado. Por otra parte, las fuerzas de autodefensa estaban formadas casi exclusivamente por Chuunin sin experiencia en combate, aunque todos los Jounnin habían sido veteranos de las últimas guerras.

Veo muchas cosas a mejorar, Ken. - dijo mientras terminaba de leer el documento.

Así es, señor. Actualmente contamos con una fuerza aproximada de 10.000 shinobi, de los cuales un 33% son Gennin, 48% Chuunin y el 19% restante podrían encajarse entre Jounnin y las Fuerzas ANBU Especiales. Como puede ver, tenemos muy pocas tropas de élite disponibles y eso se hace notar en nuestras defensas. Propongo cambiar el sistema de ascenso y acelerarlo sin que los reclutas pierdan experiencia, señor. - dijo muy confiado.

¿Alguna sugerencia al respecto? - preguntó lleno de curiosidad, pues sabía que Ken ya tendría algo planeado.

Sí Kazekage-dono. El mejor entrenamiento es el combate. Lógicamente no podemos declarar una guerra solo para entrenar, pero me atrevería a asegurar que enviar uno o varios destacamentos de cadetes a la parte más occidental de la nación serviría como entrenamiento avanzado. No estarían listos para combatir solo en el desierto, sino también en zonas rocosas y boscosas.

- Es un poco arriesgado, mandar a nuestras fuerzas tan lejos de casa con la amenaza de esos locos del Té todavía sueltos. Pero lo tendré en cuenta, Comandante. De momento esperaremos, pues aún queda por revisar el reporte económico y social de la villa, pero tendré en cuenta su propuesta. Pueden retirarse caballeros.

- ¡Sí señor! - dijeron los tres hombres antes de dar media vuelta y marcharse.

- Una cosa más, Comandante Ken. Buen trabajo. - dijo el anciano a modo de despedida.
Narrar - Hablar - Pensar
[Imagen: SUNABANNER1.jpg]
 Responder
#3
Tras la salida de Higasa no Ken y los otros dos ANBU, fue el joven Kazeru Jiki quién entró en el despacho. Al parecer tras su reciente apertura, había mucha gente entrando el mismo día. Hayate lo vio un poco irónico y sonrió para sus adentros. El muchacho traía un pequeño aparato con cables y un mango muy extraño. Tras él venían dos operarios, funcionarios técnicos de la villa. El muchacho Jiki sonreía y le presentó el objeto a su líder, quien lo aceptó con gran interés entre sus manos. Este último no tenía ni idea de qué se trataba, y lo observó con curiosidad e incredulidad.

Esto... ehm... ¿qué es? - preguntó el anciano lleno de dudas.

Es un teléfono, Kazekage-dono. - viendo que el rostro del anciano no cambiaba, siguió explicando su funcionamiento - Permite una línea de comunicación directa con el Palacio de Jade, con el despacho personal del Señor Feudal. Es un proyecto que teníamos planeado implementar tras la Gran Guerra, pero que quedó congelado por la Guerra Civil. Ahora podemos decir que el sistema funciona a la perfección, y permite mantener una conversación en tiempo real con el otro interlocutor en cuestión de segundos. Si me permite... - dijo tomando el teléfono de las manos del Kazekage y colocándolo sobre el escritorio. A continuación comenzó a conectar cables y a graparlos por la pared. La línea atravesaba todo el edificio, así como la villa y el mismo desierto. - Para que funcione, debe descolgar el auricular y pulsar el botón azul en este dial. Tras esperar unos diez segundos, se comunicará con el Palacio de Jade y entonces solo deberá esperar a que el Señor Feudal lo descuelgue para poder hablar. La línea es completamente segura e incluso podría ampliarse hasta las oficinas de otros Kages, pero para ello necesitaríamos permiso para llevar a cabo la instalación.

Muy interesante, joven. Es un aparato excepcional, sin duda. Un gran aporte para la villa, gracias a todos. - dijo a los técnicos.
Narrar - Hablar - Pensar
[Imagen: SUNABANNER1.jpg]
 Responder
#4
De repente y sin previo aviso, un ninja hizo acto de presencia cruzando el umbral de la puerta. Estaba asfixiado de la carrera y por su frente caían unas pequeñas gotitas de sudor. Apenas podía hablar, y era extraño que un ninja se agotase físicamente tan rápido incluso en pleno desierto. Todos dejaron de hacer lo que estaban haciendo y observaron al recién llegado, especialmente el Kazekage. Fue el joven secretario quien recriminó su conducta de entrar sin pedir permiso:

¡Esos modales! ¡Deberías pedir permiso antes de entrar en...!

¡Lo sé...! ¡Solo...! Kazekage sama, ¡hemos encontrado algo muy importante! - dijo entre bocanadas de aire.

Tras el ninja aparecieron otros tres ninjas, casi tan asfixiados como él. El primero cargaba en sus brazos una gran cantidad de pergaminos que se aventuró a depositar sin pedir aprobación previa. Eran un total de ocho pergaminos enrollados y sellados por una marca de cera, con el símbolo del Quinto Kazekage. ¿Gaara-sama...? - murmuró el anciano. Sin duda este era un gran descubrimiento, algo que mejoraría la capacidad de combate de los ninjas de la aldea. El anciano tuvo miedo casi de tocarlos, pero finalmente tomó uno de ellos entre sus temblorosas manos y lo miró con gran respeto. En cambio, no lo abrió y lo volvió a dejar en su sitio. El ninja recién llegado tenía algo más que decir.

¡Kazekage-dono! Creemos que pertenecieron a un Escuadrón de Asalto ANBU de la época del Quinto Kazekage Sabaku no Gaara. Son un total de ocho pergaminos secretos, los encontramos en el Sótano 4, ocultos en una habitación cerrada con cadenas y sellos. Y aún hay más... dos rollos de pergamino con información relevante de los clanes Maki y Chikamatsu, no los hemos abierto por respeto, señor... - dijo entre titubeos. Hayate tomó el pergamino del clan Chikamatsu y corroboró que realmente pertenecía a su clan, por el grabado del sello que lo mantenía cerrado. - Y... esto señor. Los encontramos en un baúl cerrado con dieciséis marcas distintas.

Los dos ninjas restantes, que se habían mantenido en un segundo plano durante todo el tiempo, se acercaron a la mesa del líder de la villa y colocaron sobre esta dos enormes pergaminos llenos de polvo y suciedad. Tras pasar la mano por la inscripción de un lateral, podían verse los kanji de SERPIENTES SAPOS. Al anciano se le heló la sangre, y se quedó paralizado unos segundos observando tan importante descubrimiento. ¿De dónde habían salido? Según contaba la leyenda, el pergamino de sapos había pertenecido al legendario Naruto Uzumaki, y aún más misterioso era el de serpientes, pues había pertenecido al renegado Orochimaru. Todos los presentes guardaron silencio mientras el Kazekage los observaba con detenimiento.

Que todo el mundo salvo Kazeru y este ninja salgan de mi despacho- - dijo dirigiéndose al shinobi que había traído los documentos.
Narrar - Hablar - Pensar
[Imagen: SUNABANNER1.jpg]
 Responder
#5
Se hizo un silencio sepulcral en el mismo instante en que los operarios del teléfono y los investigadores del sónato abandonaron el despacho del Kazekage. En este se mantuvieron Kazeru Jiki y el ninja que había traído los documentos y técnicas perdidas. Ambos se mantuvieron firmes, inmóviles. Apenas respiraban, y mantenían una mirada fija en el ventanal que se encontraba detrás del líder de la aldea, aunque intercambiaban una mirada de vez en cuando. Eso sí, no movían ni el cuello. Hayate, en cambio, se mantuvo pensativo con todo lo que había encima de su escritorio. Había un total de diez pergaminos: ocho con técnicas prohibidas y los dos restantes con información clasificada de dos clanes, pero lo más extraño eran los dos grandes pergaminos con las incripciones SAPOS SERPIENTES. El marionetista habló nuevamente:

¿Su nombre y rango?

Cabo Nagai Maki, señor. Chuunin del Departamento de Archivo.

- Bien, Nagai. Quiero que supervises personalmente todo documento, archivo, carta, códice o técnica que encontréis en los sótanos y habitaciones selladas del edificio. Tú y los otros dos chuunin que te acompañaban. Bajo ningún concepto debe saberse de la existencia de estos dos pergaminos, ¿queda claro?

Sí, Kazekage-dono. Así se hará.

- Coge también estas técnicas y llévalas al archivo, que las clasifiquen y añadan al catálogo. Puedes retirarte.

- Sí señor. - y se marchó rápido como un rayo.

Con mucha cautela, el anciano tomó el pergamino más grande que se encontraba a su lado y lo mantuvo en su regazo. Era pesado, de al menos unos cinco kilogramos, quizá más. Lo limpió un poco con su propia mano y lo volvió a colocar en la mesa para desplegarlo a continuación. Conforme este se iba extendiendo, unos kanji dibujados a sangre se fueron haciendo visibles. De más antiguos a más modernos, los nombres eran los siguientes:

OROCHIMARU  -  ANKO MITARASHI  -  KABUTO YAKUSHI  -  SASUKE UCHIHA  -  MITSUKI  -  MITSUKI  -  

No cabía duda de la autenticidad de este documento. El marionetista miró a su joven secretario, que seguía firme en su puesto.

Trae a Darak Pakura ante mi presencia. No le des ningún dato relevante hasta que llegue aquí.
Narrar - Hablar - Pensar
[Imagen: SUNABANNER1.jpg]
 Responder
#6
Era un día normal como otro cualquiera. Andaba por las calles de la aldea haciendo una patrulla que le habían asignado esa misma mañana, y como otras tantas veces parecía que iba a ser un día aburrido. De pronto, un joven ninja le llamó por la espalda. Parecía bastante acelerado, como si tubiese prisa. - ¿Igual ha ocurrido algo? Pero no he oido nada... - Pensó Darak mientras se daba la vuelta y esperaba a ver que quería ese chico. 

- El Kazekage solicita tu presencia inmediatamente. 

Parecía bastante serio al decirlo y aunque Darak tuvo el impulso de preguntar que ocurría, parecia que el tema era lo suficientemente serio como para tener que reprimirse. Era un ninja cualificado y su curiosidad no debía interponerse en su trabajo, por lo que simplemente se limitó a comenzar la carrera en dirección a la oficina del Kazekage. El otro ninja le siguió a buen ritmo y  en pocos minutos habían llegado a su destino. Se pararon frente a la puerta de la oficina y Darak llamó.

- Con permiso... 

Tras llamar y pedir permiso entró en la habitación donde vio a Hayate. El otro ninja entró con el y ambos se quedaron esperando que tenía que decir el anciano kage. - ¿Que estará ocurriendo  aqui?  Todo esto es muy raro...

Estadísticas e inventario

Nivel: 5
Especialización: Ninjutsu
Todos los Ninjutsus, tanto elementales como no elementales reciben una bonificación de 10 puntos de daño. La velocidad de los sellos del ninja especialista en Ninjutsu son un nivel superior.
Fuerza:
39
Resistencia:
40
Velocidad:
38
Agilidad:
38
Destreza:
38
Presencia:
40
Inteligencia:
40
Control de chakra:
40

Vida: 238 Chakra: 280 Estamina: 302

Porta-Utensilios nivel 2, Porta-Utensilios nivel 2, Porta-Kunais nivel 3, Porta-Kunais nivel 3, Chaleco ninja, Píldora soldado, Píldora soldado, Píldora soldado.



Narro - Hablo - Pienso
 Responder
#7
El anciano, que había estado todo el tiempo revisando el pergamino de serpientes con una lupa y diferentes técnicas de rastreo en busca de información, levantó la vista cuando los dos ninjas entraron por la puerta. Tal y como había ordenado unos diez minutos antes, Kazeru Jiki había traído al prominente Chuunin Darak Pakura ante su presencia. Asintió ante su llegada y dirigió unas últimas palabras a su joven secretario mientras volvía a hundir sus cansados ojos en el pergamino que tenía sobre la mesa:

- Buen trabajo Kazeru, puedes retirarte. Darak, - dijo dirigiéndose al otro recién llegado - acértate. Observa esto. - dijo señalando los nombres que había escritos en sangre sobre el pergamino. Hayate intuía que era sangre, pero ciertamente con el paso de los años aquello simplemente parecía ser una tinta algo amarillenta. Cuanto más desplegaban el pergamino, más huecos había para escribir, pero nada más. Siete nombres escritos y nada de información relevante, ni con tinta transparente ni mediante el uso de chakra. - ¿Sabrías adivinar lo que es? - dijo con gran curiosidad, pues quería saber el conocimiento base del muchacho. El segundo pergamino, el de sapos, estaba en el suelo, de pie apoyando sobre el escritorio.
Narrar - Hablar - Pensar
[Imagen: SUNABANNER1.jpg]
 Responder
#8
El otro ninja se fue quedando solos el pelirrojo y el anciano en la sala. Darak se acercó tranquilamente cuando Hayate le preguntó si podría adivinar que era eso que tenía encima de su mesa. Se trataba de un pergamino bastante grande y antiguo y con algunos nombres escritos en el. - Pues, un pergamino... - Hasta aquí todo era bastante obvio. -Acabo de descubrir la rueda... ¿Que tendrá de especial este pergamino? Es muy grande... pero no se que más - Se acercó un poco más para inspeccionarlo de cerca y pudo leer los nombres. - Parecen estar escritos en una tinta extraña... se nota mucho la antiguedad tanto del papel como de la escritura. - Todavían o había reparado en los nombres, solo se había dado cuenta de que había cosas escritas. 

Tras unos instantes finalmente empezó a leer el contenido y quedó sorprendido. - Estos nombres... y la antiguedad del pergamino... ¿puede ser que sean los de hace 100 años? - Musitó levemente sin saber muy bien que estaba ocurrienodo. - ¿Pero porque pondrian su nombre en este pergamino? ¿Quizas tiene algo que ver con esa extraña tinta? - La verdad es que era extraño pero no entendía muy bien cual era el gran misterio de ese pergamino. Entonces se dio cuenta de que había algo escrito en el pergamino, no dentro, sino en la parte exterior. Moviendolo con cuidado pudo observar que ponía "Serpientes" lo cual le hizo encender la bombilla. - Estos ninjas eran conocidos usuarios de tecnicas de serpientes, ¿Puede que sea un pergamino de tecncias ocultas? - Rápidamente rectificó -  No claro, si fuese así no tendría sentido que pusiesen sus nombres dentro, y que dentro no haya nada más... - Había algo que fallaba, algún último dato que no era capaz de encontrar.


Narro - Hablo - Pienso
 Responder
#9
El anciano cerró los ojos y dejó que el joven hablara. Ciertamente, él ya había hecho varias averiguaciones y tenía el mismo pensamiento que él, pero deseaba que otro (preferiblemente alguien más joven) llegase a las mismas conclusiones que él. Una vez que el Pakura terminó de hablar, el marionetista abrió los ojos y posó dos dedos sobre el nombre más llamativo de todos, Orochimaru. Un nombre de leyenda, que inspiraba miedo y un gran respeto. Alguien contemporáneo a la época en la que nació Hayate (o eso intuía él) pero cuyo pasado nunca fue totalmente revelado por Konoha ni se pudo averiguar su paradero final.

Orochimaru, el Sannin. Se dice que tenía el poder de la inmortalidad, aunque puede que sea solo una leyenda. Lo que sí podemos confirmar es que organizó una Invasión sobre la Villa de la Hoja conjunta con nosotros, pero nos traicionó en el último momento y mató a nuestro líder. A partir de ahí, su historia es vaga. Pero sí, era famoso por sus técnicas de invocación de serpientes. ¿Te imaginas ese poder en nuestras manos? - hizo una pausa, y se agachó para recoger el segundo pergamino del suelo, el de sapos - No es el único, también hemos encontrado este. Este perteneció al mismísimo Naruto Uzumaki. Los hemos encontrado en un sótano, protegidos por mil y un jutsus, así como cadenas y sellos de anulación. Desconocemos cómo han llegado a parar a nuestro arsenal, pero sin duda es un gran aporte para la villa. Un poder... ¡único! - si al anciano le encataba hablar de batallitas del pasado, narrarlas para dar soporte a un nuevo arma recién encontrada ya era lo más. Estaba que no cabía en sí. Emoción y nervios era lo que mejor describía al Kazekage en ese instante. Alegría por haber encontrado semejante poder... ¿o quizá había algo más? Tras mirar unos instantes al chuunin le pasó el enorme pergamino, y sacó un kunai de su muslo. Sin inmutarse, Hayate se pasó el filo por la yema del dedo índice y comenzó a dibujar con él unos kanji sobre el maltreto pergamino.
近松疾風 (Chikamatsu Hayate)
- Ese pergamino es tuyo, úsalo para defender a la aldea y a sus habitantes. Si este es el precio que estamos dispuestos a pagar por la seguridad de nuestros seres queridos, que así sea. - musitó en voz baja, terminando la firma del pacto de sangre.

Y en ese instante, como por arte de magia, las letras que había marcado Hayate en sangre comenzaron a brillar en un tono dorado. Un pequeño temblor sacudió la estancia, y una nube de humo blanco explotó en el centro de la sala, a espaldas de Darak. Kazekage y Chuunin miraron la sombra con miedo y cautela, pero cuando el humo se esfumó pudieron comprobar que quien allí se hallaba no era humano, sino reptil.

Una nueva mano toca el pergamino. Bien hallado seas, Chikamatsu Hayate. - y la serpiente, que parecía enroscada, hizo una reverencia.
Narrar - Hablar - Pensar
[Imagen: SUNABANNER1.jpg]
 Responder
#10
Darak escuchó el pequeño discurso del Kazekage con entusiasmo. Era cierto que era un gran poder, y tenerlo en sus manos podía ser algo incriblemente positivo para la aldea. Poderosas serpientes capaces de casi cualquier cosa, siendo un arma ofensiva de gran calibre, pero tambien defensiva. Desde luego que era un gran hayazgo. Despues habló de un segundo pergamino, del mismisimo Naruto Uzumaki, aquel que salvó al mundo ninja hace más de 100 años. Desde luego que pintaba igual de bien. Hayate dio el pergamino de los sapos a Darak y se sacó un kunai con el que se cortó el dedo. Al parecer aquella misteriosa tinta era sangre. Y hayate uso la suya para poner su nombre en ese pergamino que portaba. - Ese pergamino es tuyo, úsalo para defender a la aldea y a sus habitantes.  - Darak quedó en shock. Era algo realmente importante, algo que ofrecía un gran beneficio para la aldea. Y se lo habían dado a el.

Antes de que pudiese decir nada las letras del pergamino de las serpientes empezó a brillar y como por arte de magia una nube de humo apareció justo detras del pelirrojo. Se dio la vuelta a observar lo que ocurria y pudo ver como una serpiente había aparecido de la nada. - Una invocación...  -  Musitó. Ahora todo encajaba. Esos pergaminos parecian tener algo que ver con las invoaciones. Y al firmar con sangre parecía que te vinculabas a el de alguna manera. La serpiente sorprendentemente habló e hizo una reverencia. Era algo bastante extraño de observar, pero en el mundo ninja se ven bastantes cosas extrañas.  Darak miró el pergamino que tenía en sus manos. Era el de sapos. Recapacitó y se dio cuenta de que momentos antes Hayate, el mismisimo Kazakage, le había dado ese pergamino a el. - Esto es asombroso... - Dijo maravillado por la situación y sin salir del shock.


Narro - Hablo - Pienso
 Responder
#11
Ambos shinobi se quedaron perplejos ante la serpiente parlanchina, pero esta miró con "cara de asco" al más joven de los dos. Se había percatado de que portaba en las manos el pergamino de Sapos, y empezó a mover su cascabel a modo de advertencia para que no se acercara. Pareció colocarse en una posición defensiva, y no dejó de sacar la lengua cada poco tiempo para medir la distancia que separaba a ambos. Con un sisseo de la lengua, el reptil volvió a hablar pero en esta ocasión dirigiéndose explícitamente a Darak:

Las ssserpientes comen ssapos, y los sssapos comen sservientes. No tengo nada que hablar en tu pressencia, enemigo de la Caverna Ryuchi.

Hayate, entendiendo lo que quería decir (o eso pensaba él) intentó buscar un modo de solucionar la situación sin que se desatase un conflicto. Posó su mano en el hombro del joven y le dijo con una gran calma (o fingiendo estar calmado ante la serpiente):

Darak, hemos terminado nuestra reunión por hoy. Vuelve a casa y hablaremos de esto en otra ocasión. Rodea el despacho pegado a la pared. - dijo en un susurro casi inaudible, para que la serpiente no les escuchase hablar.

Sssabes que las sserpientes tenemos un oído muy avanssado, ¿verdad?

Como fuese, Darak abandonó el lugar sin que la serpiente le causase mayor molestia y cerró la puerta tras de sí. Tras ello, la serpiente de cascabel comenzó a reptar hasta el escritorio y a subir por él hasta colocarse en la mesa, justo encima del pergamino. Hayate tomó asiento y se preparó para hablar con el reptil cara a cara, pues seguro que este tenía muchas cosas que contar y enseñar al anciano marionetista. La serpiente volvió a enroscarse sobre sí misma, y recorrió con el rostro el lugar escrito con la sangre de Hayate.

- Hace casssi ochenta añoss que nadie firma un pacto de ssangre con nossotras. ¿Dónde has conssseguido este pergamino? - inquirió el reptil.

- Mis hombres lo encontraron en el sótano. Soy el nuevo Kazek-...

Ya sssabemos quien eresss, humano. Desssde el momento en que firmassste un pacto con nossssotras, te investigamos. Eress un anciano, temerosso de los pocoss díass que le quedan en esste mundo, que vive con el ressentimiento de la muerte de su único hijo. Temes a la muerte... no. Temes no poder cumplir con tus objetivos antes de morir. Nosssotras podemos ayudarte, Chikamatsu Hayate, Jyudaime Kazekage...
Narrar - Hablar - Pensar
[Imagen: SUNABANNER1.jpg]
 Responder
#12
Al parecer mientras tubiese ese pergamino en sus manos no sería bienvenido  en la presencia de aquella serpiente. Por lo tanto siguió el consejo de Hayate y abandono la sala manteniendo las distancias con la serpiente. Una vez fuera respiró aliviado. Tenía aun el pergamino de los sapos en sus manos y parecía que se lo iba a quedar. Tenia que hacer uso de el para proteger a la aldea, por lo tanto decidió hacer lo mismo que había hecho hayate. Pero ese no era el lugar ni el momento para hacerlo. Cubrió el pergamino con una tela y se lo puso a la espalda para salir de allí en direccion a casa. Pasaría por allí para comer algo y coger algunas  cosas que necesitaba y despues buscaría un lugar apropiado para firmar.


Narro - Hablo - Pienso
 Responder
#13
El anciano se quedó contemplando a la extraña serpiente, que a su vez comenzó a recorrer todo el escritorio y a revisarlo con su lengua bífida. Parecía interesada en descubrir hasta el último detalle de aquella sala, pues de Hayate ya lo conocía todo. Este tragó saliva, e intentó mantener la calma. ¿Cómo era posible que en apenas unos segundos unos animales místicos lo descrubriesen todo de él? Toda su vida, años de secretos y remordimiento al descubierto. Hayate se quedó pensando en las últimas palabras de la serpiente, y les dio varias vueltas hasta que finalmente reunió el valor suficiente como para seguir preguntando:

Poder. Me ofreces un poder. - afirmó el anciano, con algunas dudas.

- Esstaba essperando que lo pidieras. Asssí es, humano, podemosss darte un poder que nunca imaginaríass... - extrañamente, hablaba en plural, como si ella fuesen varias, quizá refiriéndose a un conjunto.

- La inmortalidad... Orochimar-...

¡Ah ssí! - dijo el reptil interrumpiendo a su invocador - Otro clássico... los débiless humanoss ssiempre piden lo misssmo... la longevidad. Qué poco imaginativosss... Hace muuuucho que nadie pide el poder para destruir a sus enemigos... o riquezas.

- Mi tiempo se acaba, y no puedo fallar a mi pueblo. No ahora. Esta aldea no puede caer en la anarquía otra vez.

- Coincidimoss. Muchosss han busscado la inmortalidad... pero nadie la ha consseguido. Ni ssiquiera él, o al menoss no del todo...

- Necesito acceder a sus estudios. Necesito su poder, todo su conocimiento. - exigió.

Y assssí sserá... pero no hoy. - dijo la serpiente esfumándose igual que vino, en una nube de humo blanca.
Narrar - Hablar - Pensar
[Imagen: SUNABANNER1.jpg]
 Responder
#14
El anciano se quedó unos instantes mirando su despacho vacío. De repente, todo el mundo se había esfumado.

Y allí se mantuvo Hayate durante unos minutos hasta finalmente levantarse y marcharse. Tenía mucho que pensar, y se llevó el pergamino consigo...
Narrar - Hablar - Pensar
[Imagen: SUNABANNER1.jpg]
 Responder

Salto de foro:

Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)