¿Todavía no te has pasado por el chat? ¡A qué esperas! ¡¡Pincha aquí!!
Llamada a lo desconocido
#1
Había cruzado la puerta de la aldea pasados apenas unos minutos. Venía de una misión de investigación por la que había estado fuera durante varios días, y estaba cansada por ello. Tomaría un gran descanso y así poder estar activa nuevamente al día siguiente. Llegué a casa sin mucha tardanza, y abrí el buzón. Esperaba que hubiese una carta de mi madre, ya que volvía a estar fuera por otra misión y se demoraba bastante. Pero no fue así, una carta con el sello del Mizukage encerraba algún tipo de información que me interesaba. Por otra parte, una nota de un conocido me informaba sobre la elección del Hachidaime Mizukage, por lo que me golpeé suavemente la frente - Demonios... Me perdí un evento tan importante... ¿Qué misterio aguardará esta carta? - abrí finalmente el sobre y leí las palabras que contenía. Con formalidad se solicitaba mi presencia en el edificio del Mizukage, ni más ni menos que en su despacho. Tragué saliva, dubitativa, y fruto de mi pesimismo comenzaron a surgir pensamientos negativos - ¿Habré hecho algo mal? ¿He causado muchos destrozos con mis entrenamientos a las afueras de la aldea?  - cada pregunta se tornaba menos probable, pero la inquietud de no saber qué había hecho me invadía.

Entré a casa, con la intención de permanecer un par de minutos. Dejé mis pertenencias, conservando los portakunais y portautensilios, y me di un repaso en el pelo y en el rostro. Tenía un poco de ojeras, debido a la dedicación extrema que le había puesto a la misión, y quería parecer lo menos perjudicada posible ante la presencia del Kage de Kirigakure. Salí de mi hogar y me dirigí rápidamente hacia el edificio, pensando en lo emocionante que sería en contraparte conocer al Mizukage.

Llegué a los pocos minutos, y pedí con educación que atendiesen mi petición. Sin ningún impedimento un Anbu me llevó hasta el despacho del Mizukage. Estaba nerviosa, mi a veces campechana forma de hablar podría ser contraproducente y quería ser respetuosa con semejante figura política. Tras dos golpes en la puerta la abrí, y observé un hombre bien vestido cubierto por el gorro típico que le identificaba como Kage de la aldea. Apenas di dos pasos, me incliné apoyando mi rodilla derecha en el suelo, mientras el Anbu cerraba la puerta - Hachidaime Mizukage, es un honor conocerle, Misuto Gaia para servirle - parecía que la "presentación" había ido mejor de lo que creía, concisa y clara. Levanté mi mirada mientras seguía postrada, intentando atisbar tras el gorro su rostro, totalmente en vano. Esperé que el hombre tomase el ritmo de la conversación y me contase el motivo por el que requería mi presencia.

Estadísticas e inventario

Nivel: 6
Especialización: Taijutsu
Todos sus ataques cuerpo a cuerpo reciben una bonificación de 5 puntos de daño, y sus técnicas de Taijutsu requieren 5 puntos menos de estamina.
Fuerza:
58
Resistencia:
58
Velocidad:
52
Agilidad:
50
Destreza:
50
Presencia:
48
Inteligencia:
50
Control de chakra:
50

Vida: 348 Chakra: 348 Estamina: 427

Porta-Utensilios nivel 3, Porta-Kunais nivel 3, Chaleco ninja, Píldora soldado, Píldora soldado, Porta-Kunais nivel 3, Porta-Utensilios nivel 3, Píldora soldado, Ninjato.

Narro - Hablo - Pienso

[Imagen: KIRINR.png]
 Responder
#2
El ANBU que vigilaba las puertas del despacho del Mizukage asintió, aunque Gaia no podía ver nada de su rostro ya que estaba oculto por una máscara que representaba una especie de zorro. No abrió la boca, con un gesto de su brazo abrió la puerta e indicó a Gaia que podía entrar, con el mismo silencio cerró la puerta de una manera brusca.

 Cuando Gaia entró se encontró al Mizukage de espaldas a ella, sentado, solo podía saber que era el Mizukage porque llevaba el sombrero puesto, y con las telas que caían del mismo tapándole la nuca, ocultando cualquier rasgo, que de no estar oculto habrían revelado la identidad del Mizukage a Gaia, y habría chafado la sorpresa que Kazuki quería darle, a su ahora, ex alumna. Kazuki suspiró y movió su brazo para indicar a Gaia que se sentase, Kazuki no se giró, quería causar un poco de tensión a ver qué reacción tendría la shinobi. En la mesa, frente a la silla donde Gaia se sentaría había un informe de actividades, y con la salida de Gaia a Suna subrayada con un marcador de un brillante color rojo.

 Kazuki esperó a ver que hacía, sin girarse todavía.

Estadísticas e inventario

Nivel: 6
Especialización: Genjutsu
El enemigo gasta 10 puntos más al salir de un genjutsu. Los turnos 2 y 3 de la realización de un genjutsu se unifican.
Fuerza:
51
Resistencia:
58
Velocidad:
58
Agilidad:
58
Destreza:
58
Presencia:
58
Inteligencia:
58
Control de chakra:
58

Vida: 334 Chakra: 406 Estamina: 439

Chaleco ninja, Katana, Píldora soldado, Píldora soldado, Porta-Utensilios nivel 5, Porta-Kunais nivel 5.

Narro/Hablo/Pienso
[Imagen: 5vBlbtR.png]
 Responder
#3
Los nervios comenzaron a apoderarse de mi. Nada más ver el suspiro y la mano del Mizukage hacerme una seña para sentarme, me levanté con celeridad y comencé a caminar hasta la silla, con pasos totalmente desacompasados, unos tantos lentos por miedo a parecer hiperactiva y otros rápidos para no demorar la charla. Tragué saliva mientras reposaba mi cuerpo sobre la silla, y miré al Mizukage, aún misterioso girado en su gran silla. Tanto misterio me impedía quedarme quieta por lo que, en un momento de nerviosismo observé unos papeles en la mesa. Mi respiración se aceleró, yo no lo sabía todavía pero comenzaría el show de "las grandes catastróficas desdichas de Gaia".

Leí el contenido del folio que quedaba a la vista, y posicioné mi mirada en la parte que más resaltaba. Me desesperé. El informe de mi salida hacia Sunagakure estaba resaltado en ese papel. Tropecientos sentimientos comenzaron a enfrentarse en mi interior. Tomé una bocanada de aire y musité un "¿eh?" sorpresivo, con una tonalidad aguda pero suave - ¿El informe del Sitio de Pashubo? ¿Qué voy a hacer? ¿Creerá lo que ocurrió ahí? ¿Acaso piensa que soy una traidora? ¿¿Cómo va a creer solamente mis palabras?? Seguramente lo haya malentendido - un popurrí de emociones me invadieron. Sabía que lo que había hecho era correcto, pero tenía la certeza de que no podría explicarlo bien como para salir airosa. Moví la silla hacia atrás, haciendo un pequeño ruido mientras colocaba mis codos sobre la mesa, intentando mantener mi cabeza sobre mi cuello - Eh... ¡Ah si!... Este documento... Claro que sí, todo esto tiene una explicación... Una gran explicación, muy grande además - dije, tartamudeando con un tono de voz a distintas tonalidades y sofocado a su vez, mientras carraspeaba varias veces para dismularlo - Estuve como diplomática para la negociación que se hizo en Pashubo con el repentino ataque de otros países... El sitio de Pashubo, ¿sabe a que me refiero?... - coloqué mis manos sobre mi boca instantáneamente - ¡Claro que lo sabe! ¡Usted es el gran Mizukage! - y ahora comenzaba el peloteo... Ese peloteo inconsciente con el que intentaba relajar el ambiente. Había perdido el control, mi cuerpo me temblaba y parecía estar hablando demasiado - Eso es todo su excelencia - mis mejillas se sonrojaron en su totalidad - ¡Ay de mi como se entere de que tengo pareja en Sunagakure...!
Narro - Hablo - Pienso

[Imagen: KIRINR.png]
 Responder
#4
Kazuki siguió sin moverse, era el único momento en el que podía disfrutar de un poco de diversión entre tanta seriedad y quería disfrutar de su pequeña, y un tanto pesada broma. Se movio un pocó en la silla, no es que Gaia lo notase, pero podía escuchar el sonido de las piernas moviendose, rozando el material de la silla del despacho. Kazuki movió la mano, y con un movimiento felino, casi instantáneo dejó otro documento en la mesa. Aquel documento rezaba lo siguiente:

"Conspiraciones con otro miembro de su clan sobre subir de rango con la mera excusa de subir de rango, escuchada por equipos de inteligencia en la Taberna Escarcha, se recomienda discreción para que no sospechen de la vigilancia."

Kazuki apenas podía aguantar la risa, pero los años de meditación le ayudaron a hacerlo, un poco más y Gaia descubriría la verdad, pero por ahora tenía un documento bastante comprometedor, aunque escrito por el puño y letra de Kazuki la joven Misuto no tenía forma de asociar nada de lo que ahí había con él ya que en el caso de aquellos papeles la kunoichi nunca había visto su caligrafía en primer lugar.
Narro/Hablo/Pienso
[Imagen: 5vBlbtR.png]
 Responder
#5
El hombre apenas se movía, llegué a dudar de si estaba respirando y vivo. Ese modo misterioso que mostraba me inquietaba cada vez más, llegando a pensar también que ni siquiera merecía sus palabras. Quise excusarme muchas veces con "pero a mi me importa muchísimo Kirigakure" o "haría cualquier cosa por mi aldea", lo cual era cierto, pero seguramente me haría callar y sería peor. Un rápido movimiento me asustó, haciendo que pegase un pequeño bote en la silla y mis latidos acelerasen el ritmo. Otro papel - Otro documento... ¿Qué habré hecho ahora? - musité en voz baja, sin darme cuienta de que eso no formaba parte de mis pensamientos, colocándome el pelo tras las orejas con nerviosismo - Ay, qué desastre, ¿me habrá oido?.

Posé mi mirada sobre el papel y leí su contenido. La respiración se me aceleró, y otro "¿EH?" un poco más subido de tonalidad se precipitó fuera de mi boca - Ay de mi... Estoy perdida - me deslicé por la silla hasta quedar apoyados mis codos y mi barbilla sobre la mesa, mientras miraba el asiento esperando que en algún momento se girase - Creo que la animada charla con Nobosuke en Pashubo era más agradable que esto... - empecé a sentir una sudoración fría y el tartamudeo se intensificó - ¿Esto? Y-Yo... ¿¡En qué d-demonios pensaba!? - mis ojos estaban como platos, tics en los brazos y en las manos delataban que estaba al borde de un ataque - El alcohol... E-El alcohol te hace decir m-m-muchas tonterías... Qué pequeña y qué tonta era, madre mía - una excusa más, fallida. Apenas había pasado un año o más desde aquel día.

No sabía qué hacer con mis manos, las ponía en la mesa, las llevaba a mi cabeza, las juntaba - Sí, eso, si... ¡Mi acompañante s-seguro que está de acuerdo en que t-todo era una broma!... Kazuki lo s-sabe... ¿Puede llamarle p-por favor?- la cabeza me daba vueltas. Finalmente, reconocí que había perdido la batalla. Me tiré en la mesa, de manera que mis brazos quedaron extendidos y mi frente se apoyó en el borde de la misma - Señor Mizukage-dono-sama-sensei, ¡No me eche fuera de la aldea!, ¡prometo que seré una kunoichi excepcional! ¡y no tomaré mas alcohol! - en primera persona era una situación horrible, pero cualquiera que me viese seguramente podría llorar de la risa.
Narro - Hablo - Pienso

[Imagen: KIRINR.png]
 Responder
#6
Había llegado el momento, la silla se giró, y Gaia pudo observar al Mizukage, pero no su rostro. El gorro de los kages tapaba la mitad del rostro de Kazuki en una sombra que no dejaba ver sus rasgos más identificativos, solo podía ver parte de la nariz y la barbilla, aquel rostro podía ser de cualquiera. Aquella persona frente a Gaia estaba de brazos cruzados, y con el labio torcido, indicando una expresión de disgusto no muy halagüeña para la kunoichi. Finalmente, tras unos instantes que le parecerían eternos, el Mizukage forzó la voz para hacerla sonar más grave que la suya, excesivamente seria y lo más importante, distinta.

 — ¿Llamar a quién?

 Kazuki ya había tenido bastante diversión, y aunque se estaba muriendo de risa por dentro mantuvo la seriedad, y solemnemente se quitó el gorro, revelando su rostro y su típico pelo alborotado y plateado.

 — ¿Ahora vendemos a los compañeros también? — dijo finalmente Kazuki con su voz normal para luego explotar en una oleada de carcajadas que ya no podía aguantar y que casi le hacen llorar.
Narro/Hablo/Pienso
[Imagen: 5vBlbtR.png]
 Responder
#7
De repente, como si de un destello de luz de tratase, la silla del Mizukage se giró hacia mi. Escuché el chirrido de la misma y me erguí en la silla, apoyándome en el respaldo con los músculos tensionados y la mirada que se asomaba temerosa. Parecía que pasaron horas mientras miraba su semblante serio y enfadado, sin poder atisbar su rostro bajo el gorro, hasta que habló. Hice ademán de contestar, pero sabía que había metido la pata, y solamente me limité a juguetear con los dedos índice de mis manos, avergonzada. Finalmente, observé cómo se quitaba el gorro, lo cual captó mi atención. Otro "¿¿¿EEEEH???" más sentenció mientras me echaba hacia atrás en la silla y me caía estrepitosamente - ¿¿¿KAZUKI-SENSEI??? - el golpe se pudo escuchar por toda la sala y la que estuviese debajo, y el ruido sonaba a hueco. El chichón que tendría a la mañana siguiente sería bastante notorio.

Levanté el brazo y alcé el dedo índice - Un momento, ahora vengo - finalmente dejé caer los brazos y me quedé un par de segundos mirando al techo. Mi rostro completo, no solo las mejillas, se tornaron a un color rosáceo-rojizo mientras me levantaba, colocaba la silla y me sentaba sobre ella. Me dio tiempo a calmarme, me crucé de piernas y brazos, y refunfuñé - Sensei, pero qué cruel - musité, con los ojos entrecerrados. Una gran risotada desde mi boca cambió el ritmo de la conversación, y finalmente me relajé y me di cuenta de la situación - Así que eres el Mizukage... Cómo han cambiado las cosas desde entonces - esbocé una gran sonrisa, haciendo referencia a esa charla del bar tan curiosa que tuvimos. Me sentía bastante orgullosa de él, pues Kazuki se había ganado mi cariño a lo largo de este tiempo, y no podía ocultarlo.
Narro - Hablo - Pienso

[Imagen: KIRINR.png]
 Responder
#8
Kazuki se levantó, y desde el punto de vista de Gaia, pudo ver como Kazuki “se asomaba” por el borde de la mesa del despacho con un gesto entre curioso y preocupado.

Pero ¿Estás bien?

Kazuki volvió a su posición anterior en la silla, se echó hacia atrás y juntó los dedos de ambas menos y adoptó un tono más serio, pero aún así no perdió la cordialidad ni la amabilidad y trató a la kunoichi como si no fuera el líder de la aldea a pesar de que las ideas que iban a tratar no fueran cosa baladí.

Bueno, parte de la broma es verdad, hay varias razones por las que te he llamado — dijo Kazuki dando toquecitos al informe de Suna — Vayamos por lo más apremiante, quiero un informe de la situación, si ha habido algo anormal u hostilidades hacia ti, ya sabes el incidente que hubo en la reunión…esa de los perros, recuerdas aquella marioneta que atacó, aparentemente — dijo Kazuki haciendo hincapié en la palabra aparentemente, de forma un poco irónica — no nos convendría a ninguna parte que ese conflicto vaya a más, así que me gustaría saber si notaste algo sobre eso. Si hiciste algún vínculo en la aldea, no te preocupes, me conoces desde que era chuunin, y sabes que no me gusta la guerra.

Kazuki miraba la expresión de Gaia ante sus palabras y movió la cabeza para comprobar que la puerta estaba bien cerrada, y volvió a bromear.

Ah, y es una orden, te puedo arrestar ahora si no respondes…

Dijo señalando al gorro y soltando otra carcajada de nuevo.
Narro/Hablo/Pienso
[Imagen: 5vBlbtR.png]
 Responder
#9
La conversación se tornó más seria. Adopté el rostro a dicha situación mientras Kazuki señalaba el informe de Sunagakure y comenzaba a hablarme. Afirmaba con la cabeza ante sus palabras, mientras traía a mis pensamientos todo aquello pertinente que pudiese servir. La profesionalidad que deseaba conseguir y la alta exigencia en mi misma me obligaban a rebuscar por todos mis recuerdos para dar un informe de los más completo y claro. Sonreí ante la broma de Kazuki - Señor, si, señor - dije, con un saludo militar.

Cambié el semblante nuevamente tras un carraspeo, y me acerqué a la mesa, colocando mis manos sobre ella y mirando a Kazuki - Veamos. Centrándome en Sunagakure, mi estancia allí fue estupenda. Todos los ninjas del lugar me trataron de manera excelente, salvo algún lugareño inmaduro, nada destacable - la actitud seria me permitió cambiar de perspectiva por un momento - Suponiendo que esa actitud amable no sea algo fingido, cosa que descartaría, demasiada cortesía y beneplácitos - no quería que por culpa de mi inocencia el informe fuese desviado, así que tenía que abordar el tema desde varios puntos de vista. Me rasqué la cabeza - De hecho... Ahora estoy teniendo una relación amorosa con un ninja de allí...- no era un detalle importante para el informe, pero ya que había nombrado ese tema decidí confesarlo - Y con respecto a Sunagakure eso es lo que puedo decir. Sin embargo el verdadero problema está alrededor del País del Viento. Tuve la suerte de poder estar delante del "enemigo", como ya sabes - entrecomillé enemigo, porque supuestamente habían cedido las disputas, pero yo no iba a dejar de lado el ataque acaecido - El País del Mar parece campar a sus anchas sin ningún tipo de miedo o problema, amparados por sus aliados de la Lluvia y de la Hierba, y relacionados con los del Té. No me gusta nada, aquel comandante que se hacía llamar "Nobosuke" estaba fichado en puerto Degarashi como el capitán del acorazado Uzumaki - exhalé un suspiro de preocupación - Volviendo a lo mismo de siempre: suponiendo que sea ese su nombre o sea el mismo hombre que estaba fichado. De cualquier manera, una "Nueva Coalición" podría estar amenazando a nuestras aldeas, no tuvo reparo en insinuar que estaban preparados para cualquier cosa. Por no hablar de sus armamentos, pero no sé si eso se sale del tema del informe - si Kazuki me lo pidiese le concretaría ese detalle - Eso es todo lo que reporto. Espero que haya sido clarificador.

Me recosté en la silla, mientras esperaba algunas preguntas que pudiesen surgirle o que acabase el informe.
Narro - Hablo - Pienso

[Imagen: KIRINR.png]
 Responder
#10
Kazuki escuchó atentamente al informe de Gaia, y anotaba los detalles de su estancia en Sunagakure, pero de golpe dejó de apuntar cuando empezó a hablar sobre los incidentes de la última operación especial en la que la kunoichi había participado, ya sabía los detalles, pero quería tener otro punto de vista que el de sus informantes en la aldea por lo que siguió escuchándola sin interrumpirla.

 — Ya sabía sobre esa coalición, soy el Kage a fin de cuentas — se acercó a Gaia apoyándose un poco más en la mesa y echando su peso sobre ella, y bajó hasta un susurro su tono de voz— Pero entre tú y yo, ni yo me lo termino de creer que sea Kage — volvió a su posición inicial — Agradezco tu información, y enhorabuena por tu noviazgo, pero por tu seguridad, que no salga de esta sala, no sé como se lo tomarán ciertos sectores de la aldea.

 Dichas estas palabras la sonrisa de Kazuki se tornó curiosa, y los ojos de Kazuki, a veces tan poco inexpresivos, habían tomado un brillo de curiosidad evidentes.

 — ¿Recuerdas nuestra conversación en el bar? Claro que la recuerdas... — dijo haciendo referencia a su anterior broma pesada — Eso que dijimos de subir rango y poder visitar ciertos archivos... — la sonrisa de Kazuki ya tenía un aire travieso y ocupaba todo el rostro — ¿Qué tal si retomamos esa conversación de nuevo? — dijo juguerreteando con unas llaves viejas que acababa de sacar de un bolsillo.
Narro/Hablo/Pienso
[Imagen: 5vBlbtR.png]
 Responder
#11
Me había recreado un poco hablando sobre el País del Viento, a lo que Kazuki manifestó que, como buen Mizukage, ya había sido informado de aquello. Asentía a sus palabras mientras escuchaba lo del noviazgo - Sí, sin problema, lo estamos llevando en silencio por eso mismo - dije con una pequeña sonrisa tranquilizadora.

De​​​ repente, el tempo de la conversación y el semblante de Kazuki cambiaron e hizo referencia a esa charla de bar. Coloqué mi mano sobre mi barbilla, rascándola un poco y tratando de esconder una pequeña sonrisa que se manifestaba. Era tan transparente que todo esfuerzo en ocultarlo fue en vano, y se podía notar el interés en mi mirada. Pero... - ¡EH! ¿No será otra broma o una prueba de lealtad...? - fruncí el ceño pero me dejé llevar por la situación, esta vez con el rostro menos delatador - Me parece una gran idea - terminé, juntando mis manos.
Narro - Hablo - Pienso

[Imagen: KIRINR.png]
 Responder
#12
Estupendo entonces — dijo Kazuki mientras sacaba un pequeño pergamino de el cajón de su mesa — Lleva esto por si las moscas, puede que alguien te pida documentación o un permiso especial al lugar donde vamos… yo ya tengo el mío — dijo al tiempo que se colocaba el sombrero de Mizukage, se levantaba y abría las puertas del despacho. — Vamos a los archivos, informa si hay visitas o algo urgente — le dijo al ANBU de la puerta mientras esperaba que Gaia saliese del despacho.
Narro/Hablo/Pienso
[Imagen: 5vBlbtR.png]
 Responder
#13
- De acuerdo - cogí el pergamino y lo guardé por dentro del chaleco ninja, junto a mi cuaderno personal. Estaba entusiasmada, el ascenso de Kazuki y la confianza que tenía en mi me hacía sentir que por fin podría devolverle a Kirigakure todo lo que había hecho por mí. Estaba deseosa por saber qué nos depararía en los archivos, un sitio que nunca creí que visitaría y que ahora iba a hacerlo. Aquella conversación del bar parecía haber trascendido a un nivel superior, quizás hasta podríamos indagar más sobre los temas que habían machacado a Kirigakure y el País del Agua. Era como estar un paso más cerca de la verdad, una verdad que deseaba conocer para poder vivir mejor preparada.

​​​​​​Caminé cerca de Kazuki, siendo guiada por él. Le sentaba bien el gorro de Mizukage, y por mucho que dijese que aún no se lo creía se le veía bien insertado en el puesto.
Narro - Hablo - Pienso

[Imagen: KIRINR.png]
 Responder

Salto de foro:

Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)