¿Todavía no te has pasado por el chat? ¡A qué esperas! ¡¡Pincha aquí!!
[Narración] El tren de la Esperanza
#1
Nueva Iwa, doce de la noche, aunque poco importaba la hora. En las cavernas interiores donde se ubicaban las nuestras estructuras de la villa siempre se estaba a oscuras, quitando los hongos lumínicos que solían crecer adheridos a las paredes y el techo de la cueva. Y de la iluminación propia de la villa, por supuesto. Farolas, focos permanentemente encendidos y antorchas podían encontrarse por doquier y a veces uno perdía la noción del tiempo. En esta ocasión dos ninjas habían sido destinados como parte de una fuerza de seguridad más numerosa (alrededor de unos 20 shinobi) a la Estación de Ferrocarril de Nueva Iwa. Esta era una de las mayores entradas desde el exterior al recinto subterráneo, y por aquí estaba programada la llegada de al menos centenar y medio de refugiados civiles. Quizá hubiese pasado un año desde la última batalla de la Gran Guerra del Norte, pero la situación seguía siendo alarmante y la amenaza de una nueva invasión por parte de Kumo era muy real. Por ello, el nuevo Señor Feudal había ordenado la evacuación de 1/3 de la población residente en la Costa Norte hacia el interior del país. Y cierta cuota debía ser aceptada por Nueva Iwa. No habría problema, pues la solidaridad entre gente de la misma nación no era algo extraño entre sus habitantes, aunque ello supusiera un pequeño sacrificio por parte de todos.

Y allí estaban, dos ninjas esperando la llegada del tren, mirando el túnel. que subía hasta la superficie...

Estadísticas e inventario

Nivel: 1
Fuerza:
0
Resistencia:
0
Velocidad:
0
Agilidad:
0
Destreza:
0
Presencia:
0
Inteligencia:
0
Control de chakra:
0

Vida: 0 Chakra: 0 Estamina: 0

No hay objetos en el inventario.

[Imagen: hayate-narrador.gif]
 Responder
#2
Preludio de Kyniska:

Kyniska se aferro a su capa, una brisa gélida hacía que su aliento se condensara en el aire mientras se dirigía a su primera misión como Genin. Había sido convocada para dirigirse a la estación de ferrocarril de las cavernas interiores, estaba inquieta, le resultaba extraño el modo en el que había sido designada la misión, pero estaba claro que si la habían convocado es que era necesario por el bien de la Aldea, ademas la proveería de una experiencia valiosa para su desarrollo como Kunoichi.

- Cómo se nota que hace mas frío de lo habitual a estas horas, la brisa que entra por la estación rompe con las temperaturas a las que estoy mas acostumbrada, menos mal que he cogido todo lo necesario, puede que sea una pequeña prueba o que incluso hagamos la presentación del equipo, llevo apenas graduada dos días como Genin, así que no sería extraño -

La joven caminaba con cientos de pensamientos rondando en su cabeza, caminaba rápidamente, sus sombra se fundía con la tenue luz que proyectaban las farolas, debía dirigirse al anden principal, el cual parecía estar vació, salvo por una imponente figura que permanecía en pie, cerca de las vías, cuanto mas se acercaba la joven mas crecía, estando a unos pocos metros le reconoció, sin duda la altura del Shinobi y el pelo alborotado le hacían destacar, Kyniska se ruborizo, agachando un poco la cabeza.

- Sin duda es él, se trata del examinador de la la prueba de técnicas básicas y manejo de chakra, con el uniforme reglamentario parece mucho mas imponente que en el examen, ¿sera él capitán del grupo al que me han asignado?, ¿se acordara de mi?, ¿me habrá solicitado él para la misión que vamos a llevar a cabo?. ¿como se llamara?…. -

las preguntas se sucedían en la cabeza de la joven con cada paso que daba, el viento del túnel exterior agitaba su capa con mas fuerza, estaba a menos de un metro, tras quitarse la capucha se puso firme y saludo a su superior, como dictaban las normas de Nueva Iwa.

- Genin Kyniska Iburi, se presenta para el servicio, que mi escudo sirva para proteger a mis camaradas y mi fortaleza se mantenga estoica, por Nueva Iwa -

Se mantuvo firme, mientras el aire caliente que salia de su boca se condensaba, esperando la respuesta de su superior, al cual miraba directamente a los ojos, los cuales eran de un color azul intenso...

Estadísticas e inventario

Nivel: 3
Fuerza:
18
Resistencia:
20
Velocidad:
20
Agilidad:
19
Destreza:
20
Presencia:
20
Inteligencia:
20
Control de chakra:
20

Vida: 116 Chakra: 140 Estamina: 151

No hay objetos en el inventario.

 - Hablo - Pienso - Narrar - 
 Responder
#3
Los pasos resonaban con un eco atroz en la estación, a medida que avanzaba en la oscuridad Takeshi leía a duras penas las ordenes recibidas previamente y que le habían arrancado del que parecía ser un día de paz a una nueva amenaza para toda la nación. Había pasado mucho desde que junto a sus cámaras habían lanzado a los habitantes del rayo fuera de sus costas y sin embargo una vez mas debía proteger su patria. Finalmente llegó hasta el andén donde junto a varios ninjas debían custodiar la entrada a Nueva Iwa y se planto en silencio frente las vías a la par que ocultaba el pergamino con las ordenes dentro de su túnica.

-Si queremos que las generaciones del futuro vivan en paz….debemos prepararnos para la guerra….-Takeshi aguardo en silencio hasta que escuchó pasos en la lejanía, poco a poco una figura pequeña llegó hasta el sin duda el Genin que estaría hoy bajo su cargo. Cuando finalmente se plantó frente a él esta se presentó con un efusivo saludo, la determinación de su mirada y la fuerza de sus palabras le recordaban demasiado a sus compañeros en tiempos mas oscuros. Takeshi sonrió levemente y levanto la mano esbozando una sonrisa.

-Bienvenida Kyniska, no es necesario tanto protocolo. Hoy debes estar atenta y ser precavida pues nuestra labor es de máxima importancia, sin embargo yo estaré cerca en todo momento así que no temas.-

Estadísticas e inventario

Nivel: 4
Fuerza:
40
Resistencia:
40
Velocidad:
40
Agilidad:
36
Destreza:
30
Presencia:
30
Inteligencia:
30
Control de chakra:
30

Vida: 240 Chakra: 210 Estamina: 302

No hay objetos en el inventario.

 Responder
#4
Esperaron unos largos minutos, hasta que el semáforo que informaba de la llegada de nuevos trenes a Nueva Iwa por la ruta exterior comenzó a parpadear en ámbar. El tren se acercaba, y todos se prepararon para la tarea. Todos los ninjas del andén se dividieron dejando una distancia de unos cinco metros entre sí para poder mantenerse en el campo visual de sus compañeros. Otro grupo de ninjas, menos numeroso, vigilaría la situación desde las pasarelas superiores de la estación y advertirían si algo malo estuviese por ocurrir. Ya se iba escuchando el sonido del tren, más bien, la vibración en las vías. Algunos tragaron saliva y cerraron los ojos para concentrarse, pues lo que estaban por ver no era agradable.

El tren comenzó a bajar el túnel hacia las profundidades de la villa en un ángulo de 30 grados. Cuando llegó al mismo nivel que la estación, niveló. A partir de este punto le separaban unos 50 metros de la estación, y comenzó a frenar levemente. El humo de las chimeneas comenzó a subir hacia la superficie de la caverna y columnas de vapor procedentes de la frenada cubrieron las ruedas de la gran máquina. Muchos no habían visto nunca un tren, y su visión era como la de un monstruo metálico que reptaba tanto bajo tierra como por encima de ella. Tardaría unos minutos en frenar por completo, y tras esto se esperarían unos sesenta segundos antes de abrir las compuertas de los vagones.

¡Atención todos! - gritó el jefe de estación - Ya conocéis vuestro trabajo. Separad a los refugiados en dos grupos. Heridos, hacia la estación de ferrocarril; sanos hacia la salida. En la estación hay un puesto de primeros auxilios y podremos ayudarlos. Que nadie rompa el cordón de seguridad, ¡mantengan el orden!

Como si de ganado se tratase, decenas de personas comenzaron a bajar de los vagones y a caminar temblorosos hacia las tropas de Nueva Iwa. Hacia Kyniska, concretamente, se acercaron una madre y sus dos niños pequeños, mientras que hacia Takeshi se aproximaron dos ancianos, matrimonio. El anciano parecía tener un corte en la frente, y los dos niños estaban algo desnutridos.

Señorita... - dijo la madre acercándose a la gennin - Nuestros documentos. - dijo tras entregarle tres pasaportes. Todo parecía estar en regla.

Por favor, joven, ¿podrían darle algo de agua a mi marido? - le inquirió la anciana a Takeshi.
[Imagen: hayate-narrador.gif]
 Responder
#5
Las tropas se repartieron alrededor del anden para contener y guiar sin problemas a todos los refugiados en Nueva Iwa, a su derecha se encontraba la joven Ibuki que hoy estaría bajo la supervisión y la tutela de Takeshi a la cual el no quitaría ojo de encima durante la misión. Cuando comenzó a llegarles el metálico sonido de la maquinaria Takeshi elevo la voz con fuerza y con un tono autoritario se dirigió a los ninjas allí presentes.-¡Con tranquilidad! Tened los ojos bien abiertos y estad alerta, nuestra prioridad es evacuar a estas personas de forma ordenada sin embargo poned especial atención a los heridos y aquellos que no puedan valerse por si mismo, no sabemos si son solo aldeanos así que no bajéis la guardia. –

Tak se ajusto sus ropas, su túnica azul sobre el chaleco de Iwa se agitaba frenéticamente con el aire provocado por la maquinaria, su cabello estaba sujeto con firmeza gracias a un pañuelo negruzco con el Kanji de la roca bordado en el y en su cinto se adivinaban utensilios ninjas y multitud de bolsillos. Vestía también unos pantalones holgados por las rodillas y sujetos por gomas en los tobillos para finalizar con unas botas militares negras que le hacían un poco más alto de lo que era en realidad. Cuando finalmente el tren se coloco al final del anden y el humo empezó a disiparse Takeshi elevo su puño en alto y acto seguido las puertas se abrieron con la consecuente marea humana que por fin había llegado al tan ansiado refugio.

-No empujen, ¡Tranquilos! Se encuentran a salvo, sigan las indicaciones de los miembros de la aldea y se les acomodará lo más rápido que sea posible. Tenga beba un poco y no se paren, les darán alimento y agua más adelante. -Mientras les dirigía con su derecha Takeshi no perdía detalle de todo aquel que se cruzaba en su camino y mucho menos de la joven Kunoichi que estaba a su lado, con tanta confusión lo que mas temia en aquel momento Tak era que algún shinobi de Kumo se infiltrara a través de sus filas.
 Responder
#6
Kyniska observo como llegaba el tren a la estación, todos se preparaban para el aluvión de gente que estaba por llegar, estaba algo molesta dado que su superior no se había presentado, como decían las normas de la aldea, no conocía su nombre y eso la inquietaba, dado que no podía dirigirse a el de forma reglamentaria, un chirrido metálico desvió su atención, el tren comenzaba a frenar, el movimiento del resto de los Shinobis era mas que evidente, su superior se quedo firme, esperando, el anuncio de megafonía les indico lo que debían de hacer.

Una marabunta de gente salio del tren, llenando casi por completo el arcén de la estación, la mayoría de los pasajeros eran mujeres, niños y ancianos, pero entre la multitud se distinguía a alguna persona joven, todos tenían un aspecto pésimo, las penurias de la guerra habían azotado con fuerza la región de la que procedían, una mujer se acerco con dos niños pequeños, con los papeles en mano, con una clara expresión de preocupación se marcaba en sus facciones las cuales estaban deterioradas, seguramente por el hambre y la falta de liquido, la pregunto por algo de alimento para sus pequeños.

- Vamos a comprobar primero los papeles – Kyniska comprobó que eran ciudadanos del país de la tierra, acerco su mano a uno de los bolsillos, siempre llevaba unas raciones de emergencia y una cantimplora pequeña con agua, sabia que no podría darles suministros a todos de forma inmediata, pero el aspecto de los niños la entristecía, saco las dos barritas y el agua, se agacho para dárselo a los pequeños – Aquí tenéis, no es mucho, pero cuando seáis re alojados os darán comida mejor, que vuestro sacrificio no haya sido en vano y que el escudo de la roca os proteja – La mujer asintió, con una expresión de mayor tranquilidad en su rostro, las personas se sucedían lentamente, con los papeles en mano, pero la atención de la joven Kunoichi seguía puesta en la gente que venia detrás.

- Hay que prestar especial atención a los jóvenes, sobretodo si están en buena forma, este momento podría ser el ideal para que algún Shinobi de Kumo intentara infiltrarse en la aldea, los compañeros que están en el anden superior seguramente sean expertos sensoriales, para detectar cualquier fluctuación de chakra y si alguno de los refugiados tiene unos niveles superiores a la media sera envido al cuartel del anbu como dicta el protocolo B-013, esperemos que no se de ningún incidente -

La joven continuo revisando documentos, la muchedumbre se impacientaba pero los Shinobi de Nueva Iwa eran cautelosos y meticulosos, cualquier error podría producir perdidas o daños en la aldea y era algo que no estaban dispuestos a asumir.
 - Hablo - Pienso - Narrar - 
 Responder
#7
La gente estaba muy necesitada pero las órdenes de Nueva Iwa eran claras, y sus ninjas implacables. Takeshi intentó transmitir tranquilidad a los ancianos que se aproximaban a él y les dio un poco de agua fresca de manantial. Con fuerzas renovadas, la pareja avanzó hacia donde se les indicaba, y así lo hicieron también la madre y sus dos hijos. Pero la afluencia de gente no cesaba de manar de los vagones. Los siguientes en cruzar las largas filas fueron dos soldados vestidos en su uniforme reglamentario... pero había algo raro. Uno de ellos vestía el chaleco samurai típico de los clanes del norte del País de la Tierra, mientras que el otro (que además iba con muletas, le faltaba una pierna y tenía los ojos vendados) llevaba un uniforme muy extraño. Ambos se acercaron a Kyniska, pero la situación era tan extraña que hasta Takeshi se aproximó a la gennin para ofrecer asistencia. El ninja del País de la Tierra se acercó a la joven y tras una reverencia, pronunció:

Señorita, buenas noches. Mi nombre es Minato, aquí tiene mi identificación como guerrero del clan Kuroi. - dijo dándole una especie de pasaporte. Todo estaba en regla, y parecía ser real. El guerrero estaba empapado de sudor y lleno de suciedad y sangre reseca sobre su armadura de placas. - Y este... es Oba, mi amigo. Él es un guerrero del País del Rayo, pero traicionó a sus compañeros en pleno combate y me salvó la vida. No tenía adónde ir, y ha pedido asilo a nuestra nación. Por favor, comprueben todo, no mentimos. Solo necesita un lugar donde estar. Por favor... - dijo mirando también al jounnin recién llegado - Señor, compruébenlo, él también es un refugiado pero de otra nación.

El otro samurai del País del Rayo simplemente se mantuvo de pie sobre sus dos muletas. Tenía la mitad de la cabeza (incluidos los ojos) completamente vendados y había sangre reseca en un lateral del cráneo. No dijo nada, ni afirmó ni desmintió, pero por su pesada respiración se notaba que estaba terriblemente cansado. Al igual que Minato, su armadura había pasado por mejores tiempos y estaba plagada de sangre, suciedad y cortes.
[Imagen: hayate-narrador.gif]
 Responder
#8
Kyniska frunció el ceño ligeramente, su superior se había acercado, escucho atentamente al soldado, no entendía como podía ser amigo de alguien que estaba haciendo sufrir al país, pero ninguno de los ninjas sensoriales había dado la voz de alarma, por lo que no estaba preocupada, aun así se mantuvo en guardia mientras revisaba los papeles.

- La misión consiste en favorecer el transito de los refugiados y evitar la entrada de espiás a la aldea, de haber algún problema o Genjutsu los Shinobis sensoriales nos habrían avisado, no parece una amenaza, ademas es obvio que es extranjero y aun así le han dejado subir al tren, por lo que puede que la versión del guerrero sea la correcta, aun así debemos aplicar los protocolos habituales -

Kyniska les devolvió los papeles, forzó ligeramente una sonrisa para transmitir la calma que requería la situación, no quería que se formara un altercado a estas alturas de la re-ubicación – Los papeles parecen en orden, supongo que antes de embarcar en el tren os explicarían como manejaríamos la situación dentro de Nueva Iwa, vamos a proceder a aplicar el protocolo B-013, una escolta les acompañara al cuartel Anbu para poder interrogaros y evaluar el nivel de amenaza que podría suponer tu amigo, ademas recibiréis atención medica y un sitio para descansar, enseguida vendrá un compañero para escoltaros a las instalaciones, si queréis podéis acercaros a las cajas que tenemos aquí al lado para reposar mientras vienen a por vosotros, bienvenidos a Nueva Iwa, que la roca os resguarde – se inclino ligeramente, al incorporarse miro de refilon a su superior, esperando ver la reacción del mismo.

- He sido cortes y he seguido el protocolo al pie de la letras, espero que no supongan un problema y que mi superior, el cual aun no se ha presentado como es debido, aprecie mi manera de manejar la situación, seguro que ni se acuerda de mi, fue mi primer examinador en los exámenes para formar parte de los Genin de la aldea -

Kyniska estaba orgullosa de su actuación en los exámenes, sabia que había quedado entre los diez mejores Shinobi de su promoción, dado que les llamaban para elegir plaza en grupos para que no conocieran la exactitud de sus calificaciones, dado que podía ocasionar cierta sensación de superioridad saber que habían quedado en un determinado puesto, el ego podía llevar a un Shinobi a su perdición, como ya habían sucedido con el anterior Tsuchikage
 - Hablo - Pienso - Narrar - 
 Responder
#9
El jounin observo la resolución del ninja bajo su tutela mientras con su mirada examinaba a la par a los dos hombres que pedían asilo en Nueva Iwa, con solo mencionar la identidad del segundo refugiado Takeshi sabia que sería victima de odio por gran parte de la comunidad a la que intentaba entrar. Desgraciadamente el odio había arraigado en gran parte de sus congéneres debido a las invasiones del pasado y solamente el tiempo podía curar aquella herida. Se cruzó de brazos mientras escuchaba las palabras de la Kunoichi esperando ver que acciones tomaría ante tal situación ¿Se dejaría llevar por el resentimiento nacional hacia lo extranjero o tomaría la acción más justa posible?

Finalmente sonrió, las nuevas generaciones de Nueva Iwa parecían estar libres en parte de la maldición de sus mayores, además de seguir a rajatabla el protocolo actual no se dejó llevar por el sentimentalismo al tratarse de refugiados heridos pues en estas situaciones se debe tener la cabeza fría y dejar de un lado al corazón. Cuando Kyniska termino de guiar a aquellos dos Takeshi elevo su mano hacia el cielo atrayendo así a dos ninjas de patrulla se colocarán justamente detrás de ellos.

-Escolten a estos hombres al cuartel ANBU, mientras se les interroga que se les proporcione asistencia médica y víveres. - Takeshi se giró en ese momento para mirar fijamente a los ojos de aquellos hombres, su mirada en un instante había pasado de ser comprensiva y cercana a una mirada fría como el hielo. -Aseguraros de que son tratados con la máxima dignidad, demostremos que podemos ser mejores.
Hablo ~/~ Narro ~/~ Pienso
[Imagen: hsk_kabegami06_nagakura-e1500403636544.j...312&crop=1]
 Responder

Salto de foro:

Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)