¿Todavía no te has pasado por el chat? ¡A qué esperas! ¡¡Pincha aquí!!
[Parte 3] Ciudad de Luces y Sombras
#1
Tras tres días de arduo camino, el grupo atravesó el Desierto Infernal, las Colinas Rocosas del sur y se adentraron en el Desierto del Cobre, la segunda zona más árida del continente. Este desierto tenía menor extensión que el del País del Viento, pero no por ello era menos peligroso. Saqueadores, bandidos y forajidos lo poblaban de punta a punta, y combatían contra las tropas del Real Ejército del Cobre y contra los trabajadores de las estaciones de bombeo de petróleo por igual. Por suerte, el grupo no se encontró con ellos, y pudieron proseguir su misión con normalidad hasta llegar a la Capital del Cobre a la noche del tercer día.

Eran las ocho de la tarde, y el sol acababa de ponerse. Las puertas de la ciudad estaban plagadas de comerciantes y caravaneros entrando y saliendo, por lo que no se diferenciaba mucho de la Capital del Viento o de la propia Villa de la Arena. Había posadas y establos tanto dentro de las murallas como fuera de estas, por lo que no les resultaría difícil encontrar un refugio para pasar la noche. El día clave era mañana, cuando se reunirían con el contacto a las once de la mañana en el Bazar, junto a la Fuente de los Carneros. Pero por ahora, debían pasar la noche sin ser descubiertos. Cierto era que los Reinos del Sur no tenían disputas con el País del Viento, pero los ninjas habían perdido una gran reputación durante la Gran Guerra, y esta había empeorado aún más tras el Desastre de Puerto Degarashi. Lo mejor era no llamar la atención...

Estadísticas e inventario

Nivel: 1
Fuerza:
0
Resistencia:
0
Velocidad:
0
Agilidad:
0
Destreza:
0
Presencia:
0
Inteligencia:
0
Control de chakra:
0

Vida: 0 Chakra: 0 Estamina: 0

No hay objetos en el inventario.

[Imagen: hayate-narrador.gif]
 Responder
#2
El grupo finalmente llegó a la Capital del Cobre. El viaje había sido largo y difícil, múltiples ecosistemas fueron parte del recorrido, pero lo que más destacaba era la existencia de dos desiertos con ciertas similitudes y solamente separados por una cordillera. Al dorado le llamaba mucho la atención aquel arreglo de lugares que parecía más una jugarreta de la naturaleza que la maravilla del hombre, pues los diferentes grupos de personas que habían vivido en ambos desiertos crearon un camino para comunicarse mediante una travesía que parecía de ensueño. Cruzar un sistema montañoso nunca era fácil, pero para ciertas personas podía parecer más un deporte que un martirio. Los camellos fueron dejados en su respectivo puesto casi al salir del desierto que rodeaba a Sunagakure, y aunque el camino fue largo, tres días completos, el hecho de que aquella era su primera misión como líder de un grupo le ayudó al Jiki para mantener el foco en todo momento.

 Aprovechó aquel tiempo a solas con sus subordinados para revelar otro pedazo de información que le parecía sumamente importante, cada vez más según se acercaba a la frontera entre los dos países —De llegar en el tiempo previsto, descansaremos una noche dentro de la Capital del Cobre y al otro día debemos de juntarnos con un informante en el Bazar de la ciudad. Debido a lo delicado del asunto, usaré un clon para no arriesgar ser descubiertos, de confirmar que se puede confiar en el informante le seguiremos ¿entendido? —no planeaba arriesgar la vida de los tres integrantes de su equipo, mucho menos la suya. Otra de las cosas que sucedieron en el camino fue la colaboración de Freeia Chikamatsu con un plan para pasar desapercibidos dentro de la ciudad. Kogane había ignorado por completo el hecho de que, aunque solo se quedarían por unos cuantos días, no tenían ningún motivo para permanecer en un país ajeno al suyo y que, ciertamente, podía resultar extraño la presencia de un grupo no identificado. En primera instancia, el joven pensaba dejarlo a la suerte e improvisar una vez estuvieran allí, era una capital y como tal seguro contaba con un flujo constante de personas que entraban y salían buscando el tan apreciado comercio que se ofrecía en las grandes conglomeraciones de personas. Pero no le tomó mucho tiempo darse cuenta de que la misión se podía alargar unos cuantos días, la excusa que la mujer presentaba le parecía una buena idea en aquella situación — Solo quiero que tengas claro, no cantaré —faltaban pocas horas para que entraran dentro de los dominios de la capital y todo debía de estar a punto para que el plan funcionara perfectamente —Puedo tocar la guitarra, me parece que sería la aportación más lógica —su afinidad para la música y el arte le servirían para llevar acabo una infiltración exitosa. Aunque el nombre de la ficticia banda, le parecía más que ridículo.

 Una vez los cuatro militares traspasaron las murallas de la gran ciudad, pudieron comprobar que se trataba de un enorme centro comercial —Esto es muy parecido a Ciudad Soyokaze —murmuró el rubio. Caminaba lento, admirando todo lo que allí podía ser admirado. La cantidad de gente le parecía insoportable, nunca fue una persona amante a las multitudes y mucho menos a personas con gustos tan terrenales como la agrupación de bienes le parecía. El dinero, y el propósito de tenerlo, le parecía una de las cosas más asquerosas que el ser humano jamás había creado. La idea de poder intercambiar el valor del arte, los servicios humanos o incluso el tiempo de vida, que era una de las cosas más valiosas según su madre, por algo tan insignificante como lo era el dinero simplemente le parecía absurdo. Cualquier comerciante, a menos que fuera una persona sumamente pulcra y conocedora de la vida, le parecía repugnante y una escoria tan inservible como los esclavistas que andaban buscando —Busquemos donde pasar la noche y poder poner el plan de Freeia en marcha, supongo que esta de más advertir que estamos en servicio y cualquier bebida alcohólica, o drogas, esta fuera de la discusión —le dijo en voz baja a sus compañeros, la idea era encontrar un establecimiento que ofreciera una estadía cómoda para el grupo y tuviera un bar donde podre ejercer la función de banda musical que tanto deseaban. No les tomó mucho tiempo dar con un lugar que cumpliera con dichas características. Se trataba de un sitio con calidad media. No parecía ser lo más lujoso que se pudiese encontrar en aquella ciudad, pero cumpliría perfectamente el rol que todos deseaban —Entremos —ordenó, esperando que los suyos no pusieran objeciones a su elección.

 Fuera de Rol (FDR): Limítense a describir su experiencia en el camino y la respuesta al plan de Freeia. Esperaremos al post de Hayate describiendo el establecimiento donde entramos, quien nos recibe y como terminamos siendo “contratados” para tocar en la noche, algo así como una tarifa especial si tocamos (ya que el establecimiento es bar en el primer piso y hotel en el resto de los niveles).

Estadísticas e inventario

Nivel: 5
Especialización: Ninjutsu
Todos los Ninjutsus, tanto elementales como no elementales reciben una bonificación de 10 puntos de daño. La velocidad de los sellos del ninja especialista en Ninjutsu son un nivel superior.
Fuerza:
40
Resistencia:
40
Velocidad:
40
Agilidad:
40
Destreza:
38
Presencia:
50
Inteligencia:
50
Control de chakra:
50

Vida: 240 Chakra: 350 Estamina: 310

Porta-Utensilios nivel 3, Porta-Kunais nivel 3, Porta-Kunais nivel 3, Píldora soldado, Ninjato, Tanto, Chaleco ninja.

 Responder
#3
Antes de llegar a las murallas de aquella ciudad, Freeia conversaba (extrañamente) con Kogane sobre el plan - creo que no sería conveniente que tú toques en la banda, y no lo digo porqué no tengas la parada de rockstar ni nada - dijo esta, burlandose para adentró de los aíres de superioridad que suele tirarse Kogane, si no porque - tienes más un aire de manager de la banda! Podrías usar ese tiempo para investigar, trazar planes, ser un líder, mientras nosotros distráemos al resto dé personas para que no se fijen en tus asuntos oh gran Kogane - decía a modo reverencias, sabía poco del ninja este, pero un Jiki cualquiera se sentiría alagado con sus palabras.

luego de esto, la ninja procedió a explicar el plan, sólo había que dejar los cuerpos libres y Freeia usaria sus hilos para controlar a los otros chicos, tocando los instrumentos sin reparos ni problemas, se sentirían a gustó y podria volver a tocar como lo hacía antiguamente, en uno de los pocos trabajos que realmente le gustaban cuando aún era esclava.

seremos los Sex Bobons y todos nos amarán!! - decía con ánimo y emoción.

su única preocupación era conseguir instrumentos reales, pero eso es problema para la Freeia del futuro, ahora solo se emocionaba por las canciones que tocaria con los muchachos.

Casi no se dió cuenta cuando estaban ya en él recinto qué Kogane eligió. - Yuhuuuu!! La banda ha llegado!!  - gritó con emoción.

Estadísticas e inventario

Nivel: 3
Fuerza:
20
Resistencia:
20
Velocidad:
20
Agilidad:
22
Destreza:
20
Presencia:
20
Inteligencia:
20
Control de chakra:
30

Vida: 120 Chakra: 170 Estamina: 158

Porta-Kunais nivel 2, Bo, Porta-Kunais nivel 2, Porta-Utensilios nivel 3, Porta-Utensilios nivel 3.

[Imagen: FIRMA-YUKI-EN-PROCESO.png]
~ Yuki Tsuyo - All Night Long ~
 Responder
#4
El viaje resulto sorpresivamente calmo. Se mantenía una agradable conversación, en la cual Daimon prácticamente no tenía participación, pero no era desagradable al oído. Bellos y no tan bellos paisajes entonaban su marcha, mientras poco a poco el acercamiento a la ciudad dorada forzaba el primer paso de la misión, decidir una estrategia.
—¿Tengo la opción de ser el que presenta los grupos? No me apetece quedarme cantando —Se adelanto y fingió tomar un micrófono en sus manos —Y a continuación, aquí están... Trrrr—Trataba de imitar un redoble de tambores, acompañándolo de aquél clásico movimiento de manos —¡LOS SEX BOBOOOONS! No me diréis que no suena genial —Quizás era la falta de aquellos momentos en una niñez inconscientemente fría y aislada, pero se le olvidaba el estar en una misión, se le olvidaban los cruces de opinión que tenía con los dos genins, y simplemente disfrutaba de lo que se tornaba una salida con compañeros, un viaje, solos y a un lugar que ninguno conocía, una experiencia a recordar.

Sin embargo, la tierra siempre vuelve a la tierra. No se necesitó ni un metro dentro de la ciudad para que sus pensamientos marcaran la diferencia con los demás "Sería un perfecto lugar para vender esclavas, tendría infinidad de clientes" El flujo de dinero se hacía notar desde los vestidos decorados en oro hasta la reverberación de los acaudalados sobre los necesitados. era normal que hubiese una división de clases sociales en lugares como aquél, en el cual pese a que se esforzaban en ocultarlo, siempre llegaba algún hambriento pidiendo ayuda, ignorantes del precio de la generosidad y la empatía, nada se daba sin cobrar.
A Daimon parecía no importarle, que aun habiéndolo notado al primer instante, sabedor de aquellos conflictos por su trabajo, no perdía la sonrisa, entrando alegre al local donde se alojarían. —Bueno, al menos tiene techo.


Estadísticas e inventario

Nivel: 3
Fuerza:
22
Resistencia:
20
Velocidad:
20
Agilidad:
20
Destreza:
20
Presencia:
20
Inteligencia:
23
Control de chakra:
25

Vida: 124 Chakra: 164 Estamina: 158

Porta-Utensilios nivel 2, Porta-Kunais nivel 2, Porta-Kunais nivel 3, Porta-Utensilios nivel 3.

 Responder
#5
En teoría tres día de viaje resultaban cansados y agotadores, si le sumamos el hecho de que un gran desierto era parte de este trayecto, la ecuación final no era algo realmente alentador, pero ha de decir verdad había pasado por momentos muy agradables, pude conocer más de la personalidad de mi hermana y platicar mucho con ella, me reconfortaba mucho ver lo alegre que podía decir. Tenía mis dudas respecto a Daimon, debido al cruce de palabras que habíamos experimentado anteriormente, pero me sorprendió para bien lo mucho que se integraba y hacía grupo. Sin embargo la mayor de mis sorpresa fue producto de Kogane Jiki, había cambiado mucho mi manera de pensar respecto a él, y aunque aún se notaba un marcado tono de orgullo en sus palabras, era evidente de que al menos se sentía responsable de nosotros.

Lleve comida suficiente, a decir verdad más que suficiente para el camino, casi en todo momento me la pasaba masticando algún trozo seco de carne o alguna barrita de alimentos. Me llevé un par de reprimendas por parte de algún otro pero realmente no lo podía evitar. Al cuerpo lo que se le pida.

A lo largo del trayecto fuimos discutiendo algún par de planes una vez que hubiésemos llegado, la que quedó como idea final fue una que sugirió mi hermana, lo cual me llenaba de absoluto orgullo. --Roger that!!. Me limitaba a confirmar las indicaciones que proporcionaba el chunin. Me sentía un poco fuera de lugar por ser el más pequeño (con diferencia notoria) de todos los presentes, pero hacía todo lo posible para integrarme.

--Si se trata de cantar pueden dejármelo a mi! Exclamé decidido mostrando un singular brillo en los ojos, todas esas noches imitando la voz de M Shadows en la ducha finalmente servirían de algo. Algún par de horas después llegamos a la zona en cuestión, era un panorama totalmente nuevo y diferente para mi, trataba de observar cada detalle y poner tanta atención como fuese posible, y al mismo tiempo no quería verme tan obvio.

Llegando a un sitio, que pareció ser del agrado del capitán, se escuchó un firme Entremos . Entré siguiendo las indicaciones del Jiki, despúes de Daimon y de Freeia, que exclamaba con júbilo tras nuestra entrada. Esto definitivamente va en contra de pasar desapercibidos..

Estadísticas e inventario

Nivel: 3
Fuerza:
20
Resistencia:
23
Velocidad:
20
Agilidad:
20
Destreza:
19
Presencia:
20
Inteligencia:
20
Control de chakra:
20

Vida: 132 Chakra: 140 Estamina: 164

Porta-Utensilios nivel 3, Porta-Kunais nivel 3, Porta-Utensilios nivel 3.

 ~~ || Narro || Hablo || Pienso || ~~
[Imagen: ophius-firma.png]

~ Lamperouge Brothers ~

[Imagen: Sin-titulo-1.png]
 Responder
#6
El equipo entró en la ciudad sin problemas y recorrieron su calle principal en busca de un hospedaje. Y lo encontraron. Se trataba de un hostal de tamaño medio, con unas diez o doce habitaciones disponibles. Nada más entrar encontraron un gran salón con cojines en el suelo, mesas bajas para tomar el té y una barra de bar. Allí había un grupo de gente de diversas procedencias, pero todos ellos compartían la misma clase social: media-baja. Comerciantes, viajeros, caravaneros y turistas que simplemente buscaban un lugar donde descansar una noche y proseguir su viaje al día siguiente. En el centro del gran salón había una hermosa mujer de raza negra tocando un arpa. El sonido era melódico, y todos la escuchaban con atención. No cabía duda alguna, todos los presentes tenían un gusto refinado por las artes y gozaban de su estancia. Velas aromáticas e inciensos nublaban a veces el ambiente.

Bienvenidos a mi hogar, amigos míos. ¿En qué puedo servirles? - dijo un hombre mayor, con barba blanca y también de tez negra. Parecía ser el dueño del lugar pero sus ropajes no eran nada extravagantes ni llamativos. Había más trabajadores en el lugar, pero parecía que el propio dueño era quien atendía a los recién llegados - Tenemos Té de Cobre, dátiles y sopa dulce de leche de cabra para la cena. Si por el contrario desean hospedarse, aún tenemos varias camas disponibles. - dijo con una sonrisa y una profunda reverencia.
[Imagen: hayate-narrador.gif]
 Responder
#7
Interesante lugar, no pensaba que la gente de estos lugares tuvieran gustos tan refinados —el grupo entró en un establecimiento que llamaba la atención. A pensar de que la gente que se encontraba en el gran salón no trasmitían ningún tipo de nobleza, más bien le recordaban al dorado a su propia familia, todos se encontraban centrados en la hermosa morena que tocaba el arpa, el instrumento de los ángeles, con cierta majestuosidad que incluso él mismo reconocía —Buenas buenas —su tono de voz cambió radicalmente, ahora ocupaba un tono de voz mucho más alegre y que le hacía parecer como un un vendedor más —Mi nombres Kogane Mashiro, un placer —extendió su mano derecha rápidamente buscando el saludo del señor, todas las gesticulaciones de su cuerpo imitaban esas de un vendedor callejero, de los más experimentados vendedores del desierto —Soy el representante de la nueva sensación de la música indie, ¡Sex Bob OMBS! —su actuación parecía la de un profesional, seguro que sus subordinados se encontrarían en una paradoja al ver esta cara que ahora presentaba el Chunin —Nacida y desarrollada en el desierto, nuestra banda ha tocado en más de cincuenta ciudades alrededor de todo el mundo! Ahora mismo nos encontramos de gira por el Reino del Cobre y hemos elegido su establecimiento, si, ha escuchado bien, su establecimiento como nuestro centro de operaciones mientras tocamos en los diferentes bares de la ciudad —era momento de hacer el movimiento final, esperaba que la atención del hombre estuviera completamente centrada en sus palabras —¡Y por el bajo precio de una pequeña rebaja su establecimiento sería el primer lugar dentro de esta maravillosa ciudad donde la banda se presentaría! Lo único que necesitamos son dos habitaciones por unos cuantos días, una pequeña rebaja en el precio que necesitamos pagar para quedarnos con las habitaciones por el tiempo que estaremos en la ciudad es todo lo que pedimos! —tomo una bocanada de aire, había dicho mucho en poco tiempo —Es una oportunidad única para ofrecer un servicio excepcional, tendrá en su hotel a una banda con reconocimiento internacional ofreciendo entretenimiento de primera calidad para todos sus clientes! Lo mejor es que no le costará ni un centavo! —esperaba que la oferta fuera bien recibida por el señor.

 Luego de sus palabras, daría lugar a que sus subordinados presentarán sus credenciales y introdujeran sus nombres al señor con tal de convencerle de que era una oferta irrechazable. Esperaba que todos siguieran su ejemplo y dieran nombres falsos, no quería levantar sospecha de la llegada de una delegación de ninjas a una ciudad tan concurrida donde la información seguro corría como pólvora. En caso de que el señor aceptará la propuesta, Kogane se dispondría a revisar ambas habitaciones mientras los chicos se preparaban para tocas, luego aprovecharía el acto para explorar el bazar y el punto de reunión con el informante. No quería que nada se le saliese de las manos, o por lo menos no completamente.
 Responder
#8
Freeia observo el actuar de Kogane, extrañamente ese sujetó empezo a comportarse igual que un charlatan. La joven coloco un rostro de desagrado mientras lo veia actuar de esa manera tan denigrante, se tapo él rostro y movió el rostro de a lado a lado, pero eso simplemente se podría interpetar como cansancio o malestar, ya que la muchacha simplemnte aprobecho la estatura del resto del equipo y se ocultó para no levantar sospechas por su reacción.

si, Kogane era un tipo guarro y raro, un fanatico del clan Jiki, un pesado qué siempre hablaba con aíres demaciado alto y qué no paraba de hablar nunca, pero esta vez eso... podría resultar... al menos el se sentiría en casa, para ella tocar en un lugar cómo este... esos capullos que refinados se creen terminarían con un infarto...

cuando ser “Kogane Mashiro” (nombré absurdamente original) termino de hablar, la muchacha salió de entre los chicos y, con un acento refinado y voz carraspeante ella comienza a decir - oooh estimado segnor!! Eu sou Frida Kahlo, la voz der desierto andante, perrrrrmitame intrrrrodusidme ante tan eregante anfitrión- con una reverencia y una inclinada postura dejando ver la forma de sus pechos en aquel improvisado escote dé siempre, si tenía pechugas debería aprobecharlas. Para quien conoce a Freeia podría notar él sarcasmo y júbilo que sentía en tal momento.
[Imagen: FIRMA-YUKI-EN-PROCESO.png]
~ Yuki Tsuyo - All Night Long ~
 Responder
#9
Entraron a aquel lugar y resulto sorpresivamente agradable para el moreno. Aunque la mayor sorpresa fue el actuar de su capitán. Kogane parecía un vendedor callejero hindú. Pero no lo hacía mal, era un espectáculo bastante curioso y que le robo cierta carcajada. Tal era el cambio que Freeia también resulto un poco afectada por el show del dorado, aunque no tan alegremente como él. "Parece que ya empezamos".

La primera en seguirlo fue la rubia. No tenia ni idea de que acento estaba imitando, pero al parecer teníamos que fingir que eran de algún lugar remoto. Realmente no sabía si se estaban burlando del pobre hombre o si era una actuación planeada, pero siendo divertido, ¿que importaba eso?
Se puso a meditar mientras la Kunoichi se presentaba, preguntándose que podría hacer el. No sabía imitar ninguno de aquellos dos acentos, pero había algo... Si. Tanto tiempo estudiando en su casa, sin salir, sin duda debía conocer alguna otra antigua cultura.

Freeia había terminado. El se adelantó cabizbajo, meditando, repitiéndose las frases que no lograba recordar claramente. Se acomodo la garganta cual abogado presentando juicio y, tras un segundo, paso su brazo por detrás del cuello de aquel hombre barbudo. —¿TODO BIEN WACHIN? Yo soy Daimon Macri y por un fernesito te armo alta joda —Si, aquel libro de civilizaciones primitivas seguro que servía. Si mal no recordaba era un pais llamado Buenos Aires. —Y este pibe, tene ojo, que es alto gato—Señalaba a Kogane mientras se separaba del señor. No pudo evitar ponerse contra un rincón a reírse y llorar casi que al mismo tiempo.
 Responder
#10
Al entrar al recinto percibí un agradable aroma que me ocasionaba una sensación de nostalgia, ese incienso lo conocía del algún lado, aunque no estaba seguro de donde. Me llevé una grata impresión al dar los primeros pasos en el local, el ambiente era mucho más agradable de lo que esperaba, no era nada ostentoso, pero estaba tan meticulosamente ordenado, limpio y en armonía que hasta la persona más insoportable como cierto Jiki con aires de grandeza, se sentiría a gusto.

Y hablando del diablo, Kogane fue el primero en tomar la palabra una vez el encargado del establecimiento se hacía presente. Nos presentó como una banda de indie de renombre internacional y nos ofrecía para tocar en el lugar a cambio de una rebaja en los costos del hospedaje. Debo reconocer que su actuación era muy buena, de no haber sabido el plan seguramente también me habría engañado a mi.

Posteriormente Freeia y Daimon se presentaron también usando nombres falsos y adquiriendo un peculiar acento cada uno, no se me daba muy bien fingir así que esperaba que no la echase a perder. --El silbido del cardenal, Office Depot. Para servirle a usted y a dios. Me presenté tratando de imitar el acento de uno de mis tíos, él era de un lugar llamado México, o algo así.
 ~~ || Narro || Hablo || Pienso || ~~
[Imagen: ophius-firma.png]

~ Lamperouge Brothers ~

[Imagen: Sin-titulo-1.png]
 Responder
#11
El posadero se quedó boquiabierto con la presentación y oferta de los recién llegados. Ciertamente la proposición era tentadora: la sola presencia de un grupo de reconocida fama mundial (pese a que él mismo no los conocía) con miembros de países tan lejanos y exóticos podría ser un gran atractivo para su pequeño negocio. Pero en contra de todo pronóstico, el hombre negó con la cabeza señalando a la muchacha negra que tocaba el arpa en el gran salón de la posada:

Agradezco mucho la oferta, pero no puedo hacer eso. Mi hija está tocando, y ya tenemos programada toda una semana de conciertos de arpa y poemas recitados. Me encantaría escucharles, de verdad, y puedo hacerles esa rebaja por los dormitorios, pero les pediría por favor que aplacen sus conciertos por otros establecimientos al menos cinco días, hasta que mi hija termine. Así, no le harán competencia, y todos saldremos ganando. Podemos acordar ahora mismo las cinco noches en el establecimiento, con desayuno incluído. Un instante... - dijo dándose la vuelta rumbo al mostrador, para tomar unos papeles acerca del establecimiento y para hacerles un presupuesto de cuánto les costaría toda la estancia.

Pero algo ocurrió que cambió totalmente los planes del equipo. Mientras el hombre hablaba, un gran ruido empezó a surgir en el exterior, en la calle. Gente gritando, ruido de caballos y carretas y sobre todo explosiones. Eran pequeñas, nada preocupante, por lo que podrían ser perfectamente petardos o fuegos artificiales. Aunque también cabía la posibilidad de que fuesen disparos. Algunos de los presentes comenzaron a interesarse por lo que ocurría en el exterior y se asomaron por las ventanas, hasta que finalmente un joven muchacho de unos doce años entró en el establecimiento anunciando las noticias:

¡Guerra! ¡Guerra! ¡Ha estallado la guerra! ¡El País del Rayo ha invadido el País de la Tierra! ¡Kumo e Iwa están en guerra...! - dijo para salir corriendo nuevamente hacia la calle. La gente se quedó estupefacta, y muchos salieron corriendo detrás de él para seguir escuchando las noticias que se escuchaban en el exterior. A continuación, nuevas detonaciones (en esta ocasión se pudo saber claramente que eran disparos) acompañados de risas y gritos de festejo. ¿Qué estaba ocurriendo allá afuera?
[Imagen: hayate-narrador.gif]
 Responder
#12
Todos le siguieron la corriente al dorado, todos habían actuado como él esperaba o incluso un poco mejor. Le costo, como le costo, mantenerse dentro del papel y no reírse ante las palabras de Daimon y Freeia. Ophis, aunque estuvo dentro de la sintonía del grupo, no ofreció un espectáculo como el de sus compañeros. Por un momento Kogane se relajó, aquel grupo parecía estar compuesto de comunitarios más ordinarios que la pata de un buey, pero sin duda alguna sabían como seguir ordenes y, hasta aquel momento, no parecían estúpidos. Se podía decir, que su opinión sobre sus tres subordinados comenzaba a cambiar lentamente —Al parecer serán útiles después de todo —pensó mientras le miró de reojo, con una media sonrisa dibujada en sus labios y una expresión amigable que no habían visto venir de él en todos estos días.

 Regresó su vista al señor, parecía muy desconcertado con el hecho de que tenía frente a él un grupo tan exótico como aquel por el cual los ninjas se hacían pasar. En una tierra tan olvidada, tan lejana de las grandes civilizaciones, tan abandonada por el mundo imperialista que comenzaba a apoderarse de los pobres infelices que estaban hartos del yugo feudal que les mantenía prisioneros en tierras que trabajaban, cosechaban, en las que criaban a sus hijos e hijas y que al final le pertenecían a un hijo de puta al que no le importaba si una tormenta daño la cosecha, que solo quería saber de dinero y que sino le pagaban, ay papá, sino le pagaban los echaría de sus tierras como los puercos que son, animales sin educación y herederos solo de las miserias que sus padres le habían pasado por mundanos y estúpidos, que la presentación de Kogane y el resto le pareció brillante. Había mordido el anzuelo, ahora solo quedaba rematarlo, sacarlo del agua y comérselo.

 —Me parece perfecto, ideal, ¡maravilloso! —la propuesta le pareció irrechazable a Kogane, especialmente porqué no forzaría a sus subordinados a cantar y por ende, a ser descubiertos y poner toda la misión en peligro. Aunque no sabía si era cierto que los tres podían o no ejecutar el plan de Freeia —¿Qué demonios fue eso? —exclamó sin perder su acento, no se saldría del personaje ni por un segundo y procuraría que sus compañeros siguieran con sus respectivas actuaciones —¿Iwa? ¿Kumo? ¿Será esto real? —su misión era confirmar la información de los esclavistas, bajo ninguna circunstancia permitiría que sus subordinados arriesgasen sus vidas por una guerra que no sabía si existía. Las palabras del chico que acababa de entrar podían ser tan falsas como verdaderas y no era el deber de aquellos cuatro militares haciéndose pasar por músicos comprobarlo —Seguiremos adelante con el plan de los conciertos, que ya hemos invertido mucho para llegar hasta aquí —murmuró tas voltearse y darle la cara a los tres Genins —Luego, en privado, hablaremos de lo que acaba de suceder y veremos si debemos cancelar parte de la gira —volvió a darse vuelta, esta vez para ver al señor encargado del establecimiento, pero justo cuando esto sucedió una nueva detonación provocó el festejo y risas de la multitud que estaba afuera del establecimiento —Señor, ¿qué esta sucediendo? —preguntó ingenuamente, parecía ser parte de una clase de espectáculo —¿Podremos quedarnos aquí o no? —preguntó finalmente. La idea de que fuera una clase de festival no podía ser descartada, la verdad era que las aldeas que el joven nombró eran aldeas olvidadas tras la Gran Guerra y de las cuales poco se sabía aquellos días de Paz momentánea en los que vivía el mundo shinobi.
 Responder
#13
Daaah patetico, esa pendeja iba a tocar todos los días asi sin más? Que pendejada más grande... ya se había ido todo a la chingada, no servía para nada esta misión... literalmente Freeia ya se había olvidado que uno de los tres objetivos alguna vez pasó por su jaula en busca de comprarla o... tal vez ya era su dueño... su determinación volvio junto con aquella explosión.

El niño que llegaba vociferando a todo pulmon una guerra entre... iwa y kumo? Pero que tontería más grande - essssass nacccioones naoo estaan vivas!!! Oooh ooh eso eu lo sabo porque eu sou Frrrrriiiidaaaaa khaaaalooooh!!! - dijo levantando un dedo y entonando esa vozarrón de tonos poco convencionales, con su falso acento frances y su habla portuaria.

El joven Jiki se volteó entonces para advertirnos que la misión continuaba, todo eso oculto en su personaje, acto que Freeia aprobecho, osea, digo, Frida Kahlo aprobecho.

Usemos meu marrrioneeta como um guaarrrda espalda, podría uuusar tuas tecnicas ninjas y deciros que saon de meu maiornetta - le dijo, acercandose al oido de Kogane y tapando su boca con su mano, era innecesario usar él acento Kahlo, pero ya se le había pegado.

Si, inventaba palabras como sí nada, sera idiota Freeia? Pero que más da, todo es un chiste con ella presente.

Kogane continuo hablando con el casero y la joven salto rigida y apoyo ambas palmas en su rostro - Eu Sou Frida Kahloooo!!! - grito al momento de escuchar la segunda bomba, la gente celebraba y gritaba, algo raro estabs pasando aqui.
[Imagen: FIRMA-YUKI-EN-PROCESO.png]
~ Yuki Tsuyo - All Night Long ~
 Responder
#14
¿Tendrían que continuar mucho más con aquella actuación? Dos frases la habían bastado para querer morirse y recién tras reponerse de ellas se daba cuenta de que ahora tendría que mantener esa actuación por quien sabe cuánto, horas, días, semanas, se había enterrado el mismo en un pozo de estupidez del que ahora no podía salir. Aunque al menos no tenia que hacer el acento de Freeia, eso si hubiese sido imposible.

Se levanto sonriente como de costumbre, como si nada le importara y como si no escuchara a lo lejos los ruidos y explosiones que empezaban a acercarse, no podría darle más igual. Estaba muy claro se trataría de un festival o algo por el estilo, una gran obra de teatro representando la invasión de unos cualquiera amarillos contra unos cualquiera marrones, no había porque prestarle atención.

El pequeño entro corriendo en el bar, gritando para anunciar el evento y dejando sorprendidos a la mayoría de los integrantes de la extraña misión. Daimon tuvo algo de retraso, se tomó un par de segundos para fingir su asombro —UHHH Boludo se armó alto bardo — Se limito a asentir ante las palabras de Kogane, mientras no les dijera que fuesen a averiguar o meterse en el asunto, a él no le importaba, era más simple seguir las ordenes que le daban, a lo mejor hasta conseguían rápido la habitación y podía dormir un buen rato, no había pasado precisamente bien las noches durmiendo en cualquier lado antes de llegar allí.
 Responder
#15
De alguna u otra manera la actuación había resultado convincente para el encargado del establecimiento e incluso la oferta que nos planteó era mejor de lo que habíamos planeado en un principio, con algo de suerte podríamos finalizar la misión sin necesidad de exhibirnos ante el público de manera innecesaria. Me cuesta creer que este plan vaya yendo tan bien... ya que se trataba de algo netamente improvisado. Nuestro líder retomó la conversación para tratar de finalizar el trato, su labia era muy buena y no le costaba trabajo alguno convencer a las personas con ella. Mientras Kogane veía el asunto del papeleo con el dueño del lugar, aproveché para dar un vistazo más a detalle del sitio, los rostros de las personas presentes, tratar de asegurarme de que todos fuesen ciudadanos y descartar la presencia de personas sospechosas.

Un estruendo proveniente de la calle irrumpió la armonía del lugar, se escucharon muchas voces de personas, ajetreo de caballos y carrozas, y algunas pequeñas detonaciones. Que diablos está pasando afuera, hace unos minutos todo estaba en total calma. Me costaba creer que de un minuto para otro el caos en general estallara. Esto no pasó para nada desapercibido en las personas del bar y comenzaron a mostrar cierto grado de interés, mismo que compartí. 

¡Guerra! ¡Guerra! ¡Ha estallado la guerra! ¡El País del Rayo ha invadido el País de la Tierra! ¡Kumo e Iwa están en guerra...! - Eran las palabras que se escucharon de la voz de un niño que solamente entraba al negocio para exclamar las palabras y salir corriendo nuevamente, como si de un mensajero se tratase. Esto provocó una reacción en las personas del interior, mismas que salían apresuradas para tratar de ver lo que pasaba. Podíamos aprovechar el tumulto general para discutir que sería lo siguiente que haríamos. --Entendido. Me limité a confirmar en voz baja las indicaciones del líder, aunque quería tomar algunas precauciones de más, tampoco podía usar tan descuidadamente el chakra y exponernos, quizás lo mejor sería esperar otro poco.
 ~~ || Narro || Hablo || Pienso || ~~
[Imagen: ophius-firma.png]

~ Lamperouge Brothers ~

[Imagen: Sin-titulo-1.png]
 Responder
#16
El anciano se quedó tan sorprendido como el resto ante el anuncio de la Guerra. El muchacho y su grupo de música aceptaron el trato, por lo que enseguida fue a preparar todo el papeleo para su estancia. Fue entonces cuando el representante o líder del grupo se le dirigió nuevamente, pero el dueño apenas pudo darle una respuesta acertada, solo lo que él pensaba en ese mismo momento.

— Señor, ¿qué esta sucediendo? ¿Podremos quedarnos aquí o no?

No lo sé, hijo. - dijo sinceramente el hombre - Últimamente se han oído muchos rumores. Dicen que una flota del País del Mar fue destruida al completo frente a las costas de Kiri, y ahora esto. No sé qué pensar, pero si es cierto y hay guerra entre dos grandes naciones a nosotros nos importa poco. Están muy lejos, y en mi casa mando yo. Síganme por favor.

El hombre les guió escaleras arriba, pasando por delante de varias puertas hasta finalmente para en una de ellas.

Aquí es. Un momento. - dijo abriendo la cerradura con su llave personal. Se trataba de una habitación simple, de unos 6x6 metros y con dos camas dobles, así como un pequeño armario. Parecía que estarían muy apretados durante al noche, pero al menos estarían resguardados y con un lecho cómodo. Les enseñó un poco la sala, y entonces señaló una ventana en el otro lado de esta. La ventana daba a la misma calle, y desde allí se podía ver y escuchar todo lo que ocurría en esta. - Espero que no les molesten demasiado esos malnacidos. Cierren la ventana, y esperemos que mañana todo vaya mejor. Espero que tengan una buena noche, si necesitan algo bajen y pregunten en la barra. Que descansen.

El hombre salió del lugar y dejó a los cuatro ninjas solos. Si abrían la ventana y escuchaban, o bien directamente se asomaban por esta, verían a una veintena de personas de diferentes estatus sociales cantando, gritando y bailando. Parecían festejar el inicio de la guerra, y algunos incluso comenzaban a hacer apuestas sobre quién ganaría. Una voz se escuchaba un poco por encima del resto, la de un hombre subido en un carromato tirado por caballos y hablando mientras este rodaba. La gente iba siguiendo al carro, y escuchaban sus noticias.

¡Oid! ¡Oid...! No os miento, ¡no os miento! Kumo ha lanzado un ataque sorpresa sobre las costas del País de la Tierra, ¡sí...! Miles de muertos en solo cuatro días de conflicto. ¡Nadie puede pararlos... jajajaja! - reía mientras el carro se alejaba. La gente festejaba la noticia a su modo. Unos disparaban fusiles al cielo, otros bebían alcohol y por último los había que corrían de un lado a otro, temorosos de las consecuentas que podría acarrear este acontecimiento a los Reinos del Sur...
[Imagen: hayate-narrador.gif]
 Responder
#17
Países en los que Kogane aún no había estado fueron nombrados por el hombre dueño de la posada. Que triste era la experiencia que el dorado tenía con el mundo, la situación interna de su propio país le había cohibido de conocer el mundo. No era que le hiciera falta, el sabía que no habría lugar en el mundo que ofreciera una experiencia más satisfactoria que estar bajo el sol avasallante mientras las brisas del desierto le golpeaban el rostro y sus pies sentían la eterna arena haciéndose paso entre sus dedos y uñas, pero saber sobre algo solo mediante libros le parecía una desgracia, más aún si podía hacer algo al respeto —Ya veo, el mundo no parece estar tan tranquilo después de todo —respondió bordemente a las palabras del hombre que accedió a acogerles —Es usted un hombre muy sabio,  sin duda el más elocuente de todos los que nos hemos topado en lo que llevamos de tour por este hermoso país —se dio cuenta de que se salió de la actuación que intentaba presentar en la respuesta que salió de su boca ante la preocupación del hombre sobre la situación actual del mundo. Su personalidad antipática salió de paseo, pero por suerte pudo contenerla.

Muchas gracias —dijo cerrando la puerta, compartir recamara con sus tres subordinados no era su intención pero dada las circunstancia no podía quejarse mucho más. Esperó unos dos minutos a que el hombre se alejará lo suficiente de la puerta, mientras tanto le hacía una seña con su diestra a los tres subordinados para que no hablarán y el pudiera escuchar desde el otro lado de la puerta como los pasos del hombre se alejaban —Aún no —murmuró, sus manos se juntaron y una rápida tanda de sellos las ocupó, una pequeña porción de la arena que guardaba en su calabaza se elevó saliendo por el amplió cuello del poncho, luego se deslizo por la esquina derecha superior de la puerta, pasando al pasillo que daba a la habitación mediante el pequeño espacio que dejaba la unión de la puerta y el marco. La arena se volvió a juntar en lo más alto del techo del pasillo, buscando así pasar desapercibida por cualquier persona que estuviese caminando por el mismo, y tomo finalmente la forma de un ojo. Kogane buscaba confirmar que podía hablar libremente con los Genins sin ser escuchados y dejando atrás los estúpidos, pero divertidos, personajes que habían improvisado.

De confirmar que podía proseguir, hizo una seña con su mano diestra de que estaba todo bajo control a sus “representados” —Todo seguro, podemos hablar con normalidad —comenzó —Si es cierto que estas dos aldeas olvidadas están en guerra, puede que el informante decida abortar la misión —sus manos se juntaron nuevamente para realizar un sello —Investigaré el rumor de guerra y el estado actual de la ciudad, mientras tanto quiero discutir lo que sucederá mañana —un clon apareció al lado del dorado y este comenzó una tanda de sellos que al final le transformaron en un apuesto caballero de color azul, muy parecido a su amigo personal Roku Maki —Ya sabes que hacer — musitó Kogane, esperando un momento en el que aquel pasillo que estaba vigilando estuviera vació para que el clon saliera de la habitación y buscará una salida de la posada diferente a la que habían usado para entrar. Finalmente, se digirió a sus subordinados —La única forma de que no nos presentemos en el punto de visita mañana, es que la ciudad se vea bajo amenaza de ataque o algo ponga en peligro nuestra identidad, vida o estado como forasteros en estas tierras —su mirada paseaba buscando los rostros de los tres Genins mientras hablaba —De presentarnos mañana, quiero que estemos en el bazar dos horas antes de la hora estipulada para colocarnos en posición y planear todo. Debido a que no sabemos si el informante es de confianza usaré un clon para no arriesgar la vida de nadie, de confirmar la validez de el, o la, infórmate procederemos con la misión de forma cautelosa.. ¿Alguna idea o objeción? —finalizó con calma su pequeño discurso, últimamente estaba hablando demás y lo sabía. Pero estar al mando de tres personas, y asegurar que todo saliese bien, requería de semejante esfuerzo mental y físico.

FDR:
Resumen

Luego de que el señor nos deja en la habitación uso mi técnica Jiki para saber que esta sucediendo en el pasillo y si es seguro hablar con libertad sobre nuestra misión. De confirmar que es seguro hablar, prosigo a explicar mis movimientos y intenciones al resto del grupo. Entre esas intenciones y movimientos, esta la creación del un clon que usa el Henge no Jutsu para cambiar su apariencia, salir cuando en el pasillo no haya nadie y buscar una salida alternativa de la posada. La intención del clon es investigar el estado de la ciudad y si el rumor de guerra es cierto.

Apariencia del clon

[Imagen: 39134-1995758772.png]

Técnicas & Stats

Jiki Jiton: Daisan no Me

ID:
229
Nivel:
3
Requisitos
Requiere Jikisuna
Sellos
Sí.
Descripcion
El ninja crea un ojo formado por arena a menos de 10 metros. Este ojo está conectado a su sistema nervioso y puede ver hasta una distancia de 20 metros.
Efectos
Gasto de chakra por turno:
20

Ninjutsu Kage Bunshin no jutsu

ID:
21
Nivel:
4
Sellos
Uno.
Descripcion
El usuario podrá crear clones idénticos a él, sin embargo, un golpe del mismo nivel, dos de nivel inferior, etc., hará que desaparezca. Todo el gasto de chakra que hagan los clones se traspasará al usuario inmediatamente. Cuando un clon sea destruido, la información que obtuviese pasará al usuario original. Los clones se crean con las características del usuario (si tenía kunais, tendrá kunais. Si tenía una técnica activada, tendrán dicha técnica activada sin gasto adicional a no ser que consuma chakra por turnos, etc.).
Solo se pueden hacer 10 clones a la vez como máximo.
Efectos
Gasto de chakra:
10 por clon.

Ninjutsu Henge no Jutsu

ID:
2
Nivel:
1
Sellos
Sí.
Descripcion
Permite al usuario adoptar la apariencia de otra persona/objeto siempre y cuando el tamaño sea similar. Es solo una transformación visual, y por lo tanto, si se trasforma por ejemplo en un pájaro, no podrá volar, al igual que si se trasforma en una roca, no tendrá su dureza. (Trasformarse en otras personas no le dará sus habilidades). Si el usuario recibe un fuerte golpe, el Henge se anulará.
Efectos
Gasto de chakra por turno:
1

Vida: 240
Chakra: 328 - 20 - 10 - 1= 297
Estamina: 310
 Responder
#18
La joven Frida Kahlo observo cada detalle del camino hasta la habitación, conto cada escalón y midio con su paso cada pasillo de camino a esta habitación, todo con tal de obtener una actuación correcta al momento de necesidad.

Luego de llegar a la habitación, la artista revisó el entre techo y buscó también alguna ventilación o algo donde pudiese caber un cuerpo entero, también buscó ventanas y que veían desde ahi, debía asegurarse de algo... ( favor indicar en la siguiente narración )

una vez el lider comprobo que nadie estaba observando se dispuso a hablar normal, sin embargo, Frida aun estaba en papel.

eeeu nau cree que maniana nos no podaimos estare en ese lugaaare - dijo con su falso asentó - más nao creo que nossotros necesitaimos a distraicion, eu pueeedo usare meu mairioneita como uma persona normale, deberiiamos nosotr... dah, puta la wea como se dice? Nosotros necesitamos.... - empezo a desesperarse y luego miró a kogane directamente - filo con todo, somos ninjas, podemos infiltrarnos aun en medio de una estupida guerra. Yo me puedo hacer pasar por una pareja romantica, no tendria problemas y sola puedo usar el puesto de dos, Daimon podria llevar mi otra marioneta, el sabe moverse sigiloso asi que podria posicionarla en buenos lugares. Solo faltaría tener un par de vigías, alguien en los techos y una vista termodinamica, o incluso dos que encuentren posibles problemas

las palabras de Freeia dejaron obviamente de lado su papel y, demostrando sus conocimientos, la jovencita trataba de dar buenas ideas para la misión, tal vez no era gran ninja en muchos aspectos, pero el adiestramiento ninja que más le interesaba era el de implantar trampas, y sabía bien que el espionaje se puede comandar igual que cuando alguien busca minar un terreno.

Freeia no se había percatado aun, pero... le gustaba el asuntito de La estrategia, y sin quererlo, podía ser un miembro util de la comunidad...
[Imagen: FIRMA-YUKI-EN-PROCESO.png]
~ Yuki Tsuyo - All Night Long ~
 Responder
#19
OFF-Rol: Dada la inactividad de un gran número de los participantes, el tema queda cerrado.

Sin embargo, el tema no desaparecerá como tal. La misión fue cancelada debido a la declaración de guerra de Iwa y Kumo. El contacto al que debían identificar a la mañana siguiente informó al grupo de que la misión quedaba cancelada. Los objetivos habían desaparecido sin dejar rastro, y la gran afluencia de gente imposibilitaba su rastreo. Por ello, se ordena al grupo volver a Suna y reportar lo escuchado acerca del conflicto.

Podéis hacer un último post volviendo a Suna, aunque es opcional. No se crearán temas de regreso.

Misión concluída.
[Imagen: hayate-narrador.gif]
 Responder

Salto de foro:

Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)