¿Todavía no te has pasado por el chat? ¡A qué esperas! ¡¡Pincha aquí!!
Primer Contacto
#1
Era la primera vez que respiraba aires distintos a los la aldea o sus alrededores inmediatos, sin lugar a duda estar tan cerca del país de los Ríos era la primera experiencia de salir de viaje que tenía. Las emociones y pensamientos que tenía el joven Nara, se veían envueltos por emociones de asombro y fascinación, a la par que decepción e intriga…El sol se encontraba en lo alto del cielo, tan radiante como era costumbre en esta época del año, observando a todo lo que sus rayos tocaban. Probablemente era medio día, pero el Nara andaba sumamente concentrado en sus actividades como para poder fijarse en qué hora era, aquél juego de ajedrez contra su padre no iba a ganarse solo. Hasta ahora nunca había podido vencerlo ni una sola vez en todas las partidas que habían jugado ya que, si es que alguien llevase el score, porque Hei decía no llevarlo, pero sin duda alguna lo hacía, este marcaría 277 a favor del mayor de la casa contra 0 de su prole.

- Me siento confiado, esta vez podría ser la buena -  mencionó justo antes de hacer su jugada

- Ojalá me pagaran cada vez que escucho eso - respondió con una risa burlona – Jate mate

Hubo un silencio de unos cuantos segundos en los que Hei se demoraba en procesar lo que acaba de pasar. El sonido de su cabeza contra la mesa fue lo que interrumpió la quietud de la sala, mientras su padre simplemente se levantaba riendo y le daba una palmada en la espalda antes de retirarse hasta la cocina ya que al parecer iba siendo la hora de la comida. No quedaba nada más que ir recogiendo las piezas de la mesa para poder guardar aquél maldito juego, por lo que el Genin se encontraba en esa tarea hasta que llamaron a la puerta…Unos 5 minutos pasaron hasta que el joven volvió a entrar a la sala, solo, con una carta en la mano. A simple vista se trataba de una misión, sin embargo, la cara de aquél que sostenía la carta era una mezcla de asombro y preocupación… era difícil saber cómo reaccionar ante semejante noticia., pero ¿De qué se trataba lo que le habían encargado? ¿Por qué había generado en Hei una mezcla de emociones y pensares? Se tumbó sobre el sofá que tenía más cercano y dejó la carta a su lado, de la cual se podía leer lo siguiente.

“Estimado Hei,Como ya se les ha hecho saber con anterioridad por diversos medios, el país del Fuego tuvo hace poco un roce internacional con el país del Viento por una intromisión en nuestro territorio sin ningún aviso de antemano. Actualmente se está llevando a cabo una cumbre con los Kages de las 5 aldeas de mayor envergadura en el país de la Jungla, sin embargo, es evidente que las tensiones con nuestros vecinos del oeste se han incrementado por lo que se ha ordenado una vigilancia especial de las fronteras no solo con la nación del Viento, si no con los países que colindan con ella. Esto es a fin de poder tener una rápida reacción en el caso extremo que se suscite algún hecho que requiera el uso de ninjas ya sea como medio disuasivo o se requiera el uso de la fuerza.

Como ninja de Konohagakure no Sato, es tu deber el presentarte en la frontera del país de los Ríos para una misión de vigilancia, ya que los ninjas de mayor rango y experiencia también necesitan relevos cada cierto periodo de tiempo. Para esto deberás empacar los utensilios que consideres necesarios, una mochila con una manta, cuatro latas de comida, una manzana verde y dos cantimploras de 1 litro de agua cada una.En cuanto al lugar, será especificado una vez llegues a la dirección detallada más abajo. Cabe recalcar que […]”


- Esto sí que es algo importante… ni se te ocurra llegar tarde – comentó su padre, el cual se había deslizado a la sala y había echado un ojo a la carta

- ¿Tu y mamá por qué no asisten? – preguntó mirándolo fijamente

- Tu mamá ha sido asignada para unas labores en otro lado de la frontera y yo tengo que quedarme en la villa… - respondió devolviendo la carta – Que haya problemas fuera no significa que dentro de los muros las cosas vayan a paralizarse… A parte el departamento de inteligencia es mejor usando el cerebro que los músculos

- No veremos en unos días asumo – respondió en medio de un suspiro – No era mi ideal salir de la aldea por cosas como estas, apenas me gusta combatir y ahora ¿Una posible guerra? – hizo una pausa – En fin, miremos el lado positivo… una salida es una salida

El sol fue cayendo lentamente, como si no tuviese ánimos de irse y quisiera alargar a más no poder su estadía sobre el cielo azul grisáceo. El Nara ya se encontraba en las puertas de la aldea con todas sus pertenencias listas y los utensilios que había considerado pertinente llevar a esta misión. Llevaba un bo en la espalda y se había conseguido un porta utensilios más, ya que nunca se sabía cuándo alguno de esos cachivaches podría serte de gran utilidad al momento de enfrentar una situación real. ¿Había que sentirse bien por esta salida? Por un lado, no podía evitar ese sentimiento de inconformidad al ir a los páramos de la frontera y permanecer a la espera de algo pasara; sin embargo, por otro lado, contenía la emoción de ver por primera vez y con sus propios ojos, otro país. Sabía que lo vería a lo lejos y que no podría cruzar al otro lado, pero si quiera la experiencia de haber salido y observar cosas distintas a su realidad, le llenaban de emoción.

- Tengo una misión – respondió al shinobi que cuidaba las puertas cuando este se le acercó, el cual solo tomó los papeles y sin hacer ninguna pregunta, los devolvió tras desearle éxito y buenaventura en su misión

El camino hasta el lugar designado no era muy extenso, sin embargo, llegaría a la mañana del día siguiente si es que corría toda la madrugada a buen ritmo, cosa que era bastante factible debido al impecable estado físico del ninja. Correr de madrugada no era la mejor idea que uno pudieses tener, pero el hecho de ver el amanecer por un lugar que no conocía había sido el fulminante que lazó al Nara a ponerse en marcha cuando antes; ahora solo quedaba ser cuidadoso en el trayecto. La noche y la madrugada pasó sin mayor apuro para el joven shinobi, se había detenido para comer un par de barras de cereal que había cargado consigo aparte de las provisiones que le habían solicitado, ya que debido a lo que pensaba Hei, si le habían pedido esas provisiones probablemente deberían llegar completas al campamento y luego ya podría hacer uso de ellas.El campamento de avanzada se situaba no muy lejos del puesto que le había sido designado a Hei, por lo que no tardó mucho dirigiéndose hasta allí una vez se hubo reportado. Según le habían dicho estaría reemplazando a un Jounnin de mediana edad, el cual no había alertado de ningún incidente o evento anómalo desde su puesto, pero nunca estaba de más el ser precavido y estar atento a todo.
Veremos que tal – dijo mientras dejaba su mochila con provisiones al costado de donde había decidido sería el lugar en el cual se sentaría

Por el momento lo único que necesitaba era beber algo de agua, ya que las barras energéticas que había consumido horas atrás aún entretenían su estómago para no pasar hambre.El día transcurrió tranquilo y  el joven Nara continuaba haciendo su guardia con el bo entre manos. Una lata de comida haía sido suficiente alimento para el durante todo el tiempo de guardia. Nada interesante había pasado y era de sus deseos más profundos que las cosas permanecieran así, después de todo… ¿A quién le gustan los conflictos?

Posibles guerras ¿eh? – tomando asiento sobre el frio césped mientras dejaba su bo al costado y se frotaba la cien aun con los ojos abiertos y expectantes – ¿Cuántas personas que tenían comercios entre naciones se verán afectadas con este situación? ¿Cuántas personas que utilizaban estas rutas para transportar su mercancía estarían obligadas a tomar otro camino para evitar conflictos?

El típico remolino de preguntas sin respuesta se abalanzaba sobre Hei, pero este sabía que no era momento para tal cosa puesto que tenía que tener sus 5 sentidos en la misión encomendada… sin embargo, le resultaba imposible a sabiendas que probablemente sus ansias de poder viajar, observar y aprender de otras culturas se vería impactado de manera negativa de continuar las cosas de esta manera.Ahora solo quedaba eperar a que recibiera la orden de que la misión hubiese llegado a su fin, hasta ese momento tendría que contentarse con permanecer atento y dejarse llevar poco a poco por sus pensamientos...

                                                                   [Tema Cerrado]

Estadísticas e inventario

Nivel: 4
Fuerza:
40
Resistencia:
36
Velocidad:
38
Agilidad:
39
Destreza:
30
Presencia:
40
Inteligencia:
40
Control de chakra:
40

Vida: 224 Chakra: 280 Estamina: 291

Porta-Utensilios nivel 3, Porta-Kunais nivel 3, Bo, Porta-Utensilios nivel 3.


Narro // Hablo // Pienso
[Imagen: firma_hei.png]


[Imagen: dsvhRKu.png]
 Responder

Salto de foro:

Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)